Skip to main content

Por unas monedas...

Palabras claves: dinero, monedas, peso argentino, fetichismo.

Según Marx, el dinero es un fetiche. Es decir, no es algo real, sino algo que está en representación de algo real. Los billetes, las monedas, son eso, elementos simbólicos, que en realidad no valen lo que nosotros decimos que valen. El valor que damos al dinero es, en cierta forma, una convención. Si un buen día todos nos pusiéramos de acuerdo en que el dinero no es más que papel pintado –que es lo que en realidad es- en gran lío se verían los bancos y los grandes capitalista -y más de uno de nosotros, por supuesto.

Una anécdota curiosa que hoy vuelve a actualizarse podría dar cuenta de esto.

¿Con qué se elaboran las monedas argentinas? Con metales (cobre y níquel en su mayoría). Los metales tienen un valor. Ahora bien, en la práctica, nada impide que el valor del peso argentino llegue a depreciarse tanto que el metal con que se fabrican las monedas más económicas pase a valer más que las monedas mismas. En este caso, una moneda de cinco centavos, fundida, valdría más de cinco centavos. De modo que convendría más venderla como hierro viejo que usarla para adquirir mercancías.

Que una moneda valga más de lo que vale es algo que parece ir contra toda lógica, pero que sin embargo ya ocurrió otras veces y hay quienes sugieren podría ser una de las causas del faltante de cambio metálico en el país (ver aquí y aquí). Hoy mismo, por ejemplo, una moneda de cinco centavos vale, en realidad, ocho.

A falta de cambio chico, lo que con seguridad se está dando es otro fenómeno aún más curioso -y no menos retorcido-. Lo que hoy vemos es que las monedas pasan a valer más que los billetes. No por su valor en metales, sino por un capricho de la oferta y la demanda. Es decir, hay pocas monedas en circulación y muchos interesados en conseguirlas. De modo que hoy, acá mismo, hay gente que se hace unos pesitos –valga la redundancia- vendiendo pesos. Un mercado negro de monedas.

Esto da pie a algunas raras paradojas. En primer lugar, en este contexto, cien pesos en billetes no equivalen a cien pesos en monedas. Los comerciantes, que son quienes más apremiados se encuentran para conseguir cambio metálico, declaran que hay quienes les ofrecen las monedas por hasta un diez por ciento de su valor. Por cada cien pesos, se pagan diez. Los bancos, por su parte, no largan lo que tienen sino con cuentagotas, y sólo a los clientes. Mientras tanto, quienes viajamos en colectivo nos las arreglamos como podemos para conseguir -desde enero- todavía más monedas de las que necesitábamos en diciembre.

Y esta anomalía trae aparejada aún otras paradojas no menos interesantes. Antes, por ejemplo, poco podía uno rehusarse al pedido amable del almacenero si al pagar con diez pesos nos preguntaba si no teníamos dos moneditas de diez para facilitarle el vuelto. Ahora, que las monedas valen más que los billetes, entregar generosamente cambio chico sobrepasa la mera civilidad y se asemeja más a una muestra del más puro altruismo. Lo mismo, si antes el kiosquero reemplazaba los cinco centavitos de vuelto por un caramelo Media Hora y nosotros lo aceptábamos sin mosquearnos, ahora, que los cinco centavos ya no valen cinco centavos, lo justo, por los menos, sería que nos tiraran un chicle Bazooka.

Pero lo cierto es que del chicle Bazooka al fetichismo de Marx hay un solo paso. Por un momento, todas estas anécdotas nos permiten reconocer que el dinero no es esa materia abstracta y superior que todos parecemos haber internalizado, sino que el dinero es papel y metales, y que el valor que le damos lejos está de ser su valor natural. Billetes y monedas no valen nada, o pueden valer cualquier cosa, si un buen número de gente se pone de acuerdo en ello.

Comments

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …