24/03/2008

Un cuento mínimo

Deseo iniciar este blog con un cuento mínimo, uno que aprecio particularmente, y que, como muchas de las cosas de mediano valor que llevo escritas, me fue inspirada en un sueño:


SUEÑO DEVUELTO

Y entonces me miró, y con ojos enormes, cansados pero satisfechos, me dijo:

-¿Dónde anduviste? Te estuve esperando.

La joven forastera me confesó que hacía años me esperaba. Dijo que había visto mi rostro en un sueño, tiempo atrás, cuando niña, y que desde entonces aguardaba por mí.

En principio no pude creerle. Ella sonreía y sus manos extraviadas no se decidían a estrecharme. Finalmente, luego de desvestirla y amarla, nos dormimos. Entonces tuve un sueño; me encontré en un gran parque sentado sobre el césped, y vi a esta niña de enormes ojos oscuros que me miraba. Me puse de pie y me acerqué hasta ella.

-Ten paciencia -le dije-, aguarda hasta crecer, y entonces volveremos a encontrarnos.

Por la mañana, al despertar, ella descansaba a mi lado entre las sábanas. Oía su tibio exhalar, y esto también era como un sueño.

No comments:

Creative Commons License
© Copyright 1993-2017 Blas A. Bigatti

Textos e imágenes publicadas como posts por Simud se encuentran (salvo aclaración contraria) protegidos bajo los términos de Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported. Para utilizar cualquier contenido fuera de los términos de esta licencia, por favor, contactarse con el autor.