Skip to main content

Postal 6: Un ejemplo de inequidad

Así evaluó la presidenta el más serio problema de la Argentina:
“En la Argentina hay pobres, pero el problema es la inequidad (...) En la inequidad está la verdadera fábrica de pobres" (acá).
La reflexión es verdadera e incuestionable, y tal vez señale que la señora presidenta tiene una lectura correcta de la realidad. Más grave entonces, cuando aún conociendo la solución a un problema fundamental, que afecta tanto la vida de millones de personas como el despegue social y cultural de un país completo, se obstina ella en perseguir acciones que contradicen de modo radical lo que se expresa en el discurso. Es que la inequidad consiste en la acumulación de riquezas en unas pocas manos. Inequidad es no repartir. Pero entonces, si aquí está la causa de la pobreza, ¿hasta qué punto puede la presidenta sentirse exenta de culpa cuando su propio patrimonio se ha visto escandalosamente aumentado en los últimos años? (ver acá)
La inequidad es, en definitiva, el resultado de una acción individual, de conciencia personal, que se basa en la acumulación excesiva de una cantidad de riqueza que supera las necesidades inmediatas y a largo plazo. Es posible pensar que no hay nada inherentemente malo en aspirar a la riqueza. No parece posible, al menos, cuestionar la acumulación de riquezas que nos permitan una vida digna e incluso un futuro asegurado. El problema de la riqueza, así planteado, aparecería en el momento en que se pasa de la mera riqueza a una riqueza obscena y objetable, lo que se da cuando la acumulación excede las necesidades presentes y futuras. En ese momento, se deja de construir un patrimonio propio, de asegurar la existencia propia, y se pasa a hurtar el patrimonio potencial para el crecimiento de los otros. La riqueza que no se usa es riqueza hurtada. Es un robo que se hace a quienes no tienen y sí podrían tener.
Es cierto que es aquí donde debería estar el Estado para redistribuir beneficios, pero no por eso deja la inequidad de ser una determinación individual, la expresión de un plan de vida y de una ética específica que jamás podría ser delimitada ni regulada desde el Estado. Son las personas, individuales y autónomas, las que deben dejar de practicar la inequidad. Es una receta sencilla. Consiste únicamente en no aspirar a más de lo que uno necesita.


La presidenta, que ha alcanzado un patrimonio de 46.036.711 pesos declarados, se defiende de las críticas amparándose en la supuesta legalidad de sus negocios inmoviliarios. Pero incluso cuando se tratase de una riqueza legal, ¿es ética? ¿Es ético acumular tal suma al tiempo que se conduce un país envuelto en harapos? ¿Y es coherente con el discurso? ¿Qué valor, que credibilidad pueden perseguir las palabras de la presidenta cuando acusan de la pobreza a la inequidad que ella misma practica? Una comprobación semejante basta para teñir de hipocresía cualquier declaración del gobierno, y para justificar el descreimiento y la desconfianza en su capacidad y compromiso para ir en contra de la acumulación desigual de riquezas y en favor de la equidad y la justicia social.


Comments

antoniohg said…
Lo mismo pasa con todos los políticos(sin excepción)en el mundo. Y es que la inequidad(o sea el dinero) manda. Dios bendiga al capitalismo y a los políticos, que sin ellos habría más equidad(que es la base de la verdadera libertad)
Simud said…
No sabría si generalizar. No creo que en todos haya hipocresía y afán de beneficio propio, aún cuando uno no comparta ideologías. Hay de todo. Pero sí es cierto que aquellos que buscan enriquecerse tienen en la política el camino curiosamente allanado. Otra cosa sería si hubiera verdadero control por parte de la población.

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …