Skip to main content

Poema: dos fragmentos

Hacía ya sus buenos años que no volvía a escribir poesía. De hecho, llegué a pensar que éste era un género agotado para mí. Durante el verano, sin embargo, la poesía volvió, así como si nada. Esta vez en forma de una muy extensa narración poética de ciencia ficción (sí, aunque parezca aberrante). Su título: Venus-Mercurio-Sol. Lo increíble es que este trabajo me mantuvo (y me mantiene) en un más que intenso ‘estado de ánimo poético’. No recuerdo otra experiencia literaria personal tan potente y movilizadora, una conexión tan profunda y –si pudiera ponerle un nombre- tan cósmica. Claro que esto no supone que el resultado pueda ser del agrado de alguien; pero uno no escribe para agradar sino por impulso. Así que quise compartir unos fragmentos de esta obra en proceso que me tiene tan absorbido. Aquí van dos ‘cantos’ de la primera parte:



VENUS – MERCURIO – SOL

FASE 1: VENUS

Protocolo 1.0: Desde la osada penumbra me llega

Desde la osada penumbra me llega
El grito de la lluvia
Con sus relámpagos púrpuras
Y sus nubes de sustancias vomitivas.
Desde la osada penumbra se sacuden
Las paredes de mi celda.
Sin puertas ni ventanas,
Sin esperanza de entrada o de salida.
Ni siquiera una tímida rendija
Por donde pueda colarse el verdor de estas tierras,
Mi nuevo hogar de exilado.

Verdor que es al verdor un insulto.
Que no el verdor vegetal
Que asalta el aire con su fragancia de hidratos y de oxígeno.
Ni el verdor mineral de la malaquita
Crujiente bajo las botas de montaña.
Ni aquél, verdor vital del océano,
Que en las adormiladas playas del caribe
Lame los pies quemados y curtidos
Por un sol pequeño, tibio y bondadoso.
Ni ninguno de los verdores de la Tierra, mi planeta,
Olvidado y lejano ya, aunque se encuentre a la vuelta.

Desde la osada penumbra de mi celda
Es otro el verdor que se me niega.
El verdor sulfúrico de una atmósfera viciada,
Carcomida por la lepra química que todo lo corroe,
Que todo lo destruye.
Aquí donde me muero –pues he de morir, en el exilio-
Aquí los dioses y los hombres no han dejado su huella.
Aquí donde mi jaula hermética ha caído,
Entre montes sin nombre y planicies ignoradas,
Entre vapores pestilentes y sueños fundidos al calor
Descomunal de un mundo sin sed ni hambre,
Aquí, en este planeta moribundo y terrible,
En Venus,
Los vapores del alba y de la noche,
Los vapores de la tarde y del día,
Son el polvo inasible que sellará mi sarcófago,
Esta tumba de metal sin costuras,
Un cubo perfecto en el que apenas logro moverme
Y del que nunca lograré salirme.

Solo y abandonado,
Sin agua ni comida,
Sin ánimo de vida
En cuatro o cinco noches, estimo,
Habré de morirme.

[…]

Protocolo 1.5: Veo, Venus, tus valles intestinos

Veo, Venus, tus valles intestinos,
Regados de pedrisco y de metales
Que asaltas con tus fuegos vespertinos
Que abrazan y trituran minerales,
Mientras tejes con dedos fantasmales
Hilachas de vapores alcalinos.

Oh, Venus, diosa del amor, me intrigas
Con tu cielo abatido y oxidado.
Con tu aliento mórbido me castigas
Y me alejas de tu tacto añorado.
Si hubo amor en vos, ya quedó olvidado,
Pues de amor no has guardado ni las migas.

Venus, sólo hallo muerte en tus quebradas.
Oh, Venus, no hay más que odio en tu semblante.
Y hundido entre en tus cumbres escarpadas
No hallo alegría o ilusión restante,
Tan sólo este calor avasallante
Que destilan tus furias liberadas.

[…]

Comments

Wallis said…
Sabes unir magníficamente el dato científico con la evocación lírica, emocional, logrando como resultado un poema que brilla desde el principio al fin y conmociona a quien lo lee.
Realmente, hermoso!.
Saludos.
Es cierto lo que dice Wallis; pero en mí primó una sensación de hallarme en la Antigua Roma.
Simud said…
Wallis, David: muchísimas gracias a ambos.

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …