Skip to main content

Pensamientos usurpados 23: Quién habla de la guerra, y por qué

 Dando vueltas a mi alrededor, los reporteros preguntaban a los soldados sus opiniones sobre la guerra, el ejército, o incluso políticas tan controversiales como la ‘Don’t Ask, Don’t Tell’ (No preguntes, no cuentes). Los reporteros leían los mensajes que recibía el general y lo oían tomar decisiones. Estaban en contacto con material clasificado y se les confiaba el no darlo a la luz. Salían de patrullaje con tenientes de 24 años que a menudo debía tomar decisiones de vida o muerte y eran libres de reportar cualquier cosa que vieran. Siempre me asombró aquello (como la escena en El Mago de Oz, cuando todo pasa del blanco y negro al color).

Nada de esto preocupaba al ejército. ¿Por qué? Porque sus oficiales sabían perfectamente que para los reporteros aquel proceso era -sin escatimar palabras- seductor. El mundo, parece ser, se divide en dos grupos, aquellos que sirvieron al ejército, y aquellos que no. Para lo pocos reporteros que han servido al ejército, aquello no sería otra cosa que una vuelta a casa, una chance para revivir una juventud apagada por los recuerdos. Para los otros, como yo, meterme con el ejército se sentía como haber sido invitado –mejor dicho, bienvenido- por primera vez por los chicos más copados.

[…] Salís con los soldados y de pronto estás a lomo de un enorme monstruo blindado. Sos el único sin armas y entonces ellos tienen que protegerte. En lugar de reírse de vos, te entienden. Aburridos como están de no tener más que compañeros para hablar, compañeros que comen la misma comida, miran los mismos programas de TV, y duermen, mean y trabajan juntos todos los días del año, los infantes te ven como alguien interesante. No podés creerlo, pero realmente quieren saber qué es lo que sabés, por dónde anduviste, qué cosas viste… y vos querés contarles.

[…] Del mismo modo en que un año de perro equivale a siete años humanos, cada día vivido en el campo de batalla equivale a un mes de relaciones humanas. Rápidamente te volvés cercano a los soldados con los que estás, y aunque puede que no vuelvas a verlos a la semana siguiente, formás un lazo con ellos.

Llegaste como un extraño. Ahora comés su comida, mirás televisión con ellos, y dormís, meás y trabajás todo el día con ellos. Estos son tus amigos, aunque más no sea por el tiempo en que estén juntos, y nunca los vas a traicionar. En estas condiciones, es tremendamente difícil decir nada malo acerca de una organización cuyos rangos menores acaban de prestarte su bolsa de dormir sin dudarlo porque sos demasiado inexperto y tonto como para haber traído la tuya.

Así que pueden confiar en mi palabra: es realmente difícil escribir sobre el ejército de modo objetivo, aún cuando lo intentes. Eso no quiere decir que todos los reporteros sean encubridores; es tan sólo una advertencia para que se cuiden cada vez que leen a nuestros expertos en guerra.

Así y todo, es de suma importancia tener una perspectiva acerca del ejército y de lo que en verdad importa cuando amenazamos con meternos en otra guerra multigeneracional sin ningún sentido, o vemos la creciente militarización de los asuntos exteriores y destinamos aún más de nuestro presupuesto para el ejército. Los amantes y los pornógrafos de la guerra no pueden ofrecernos una mirada objetiva de un mundo en el cual cada vez más extranjeros no se cruzan con un norteamericano sino cuando va de verde y cargando armas.

(Peter Van Buren, 'The War Lovers,' Le Monde Diplomatique)

Comments

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …