12/01/2012

Pensamientos usurpados 34: La diferencia entre la humanidad y una corriente de agua

Si un fragmento de acero o una pizca de sal, formados de átomos contiguos, pueden tener propiedades tan interesantes; si el agua (que no es más que glóbulos de un mismo material, kilómetro sobre kilómetro, cubriendo la tierra) puede formar olas y espuma, y hacer ruidos estruendosos y crear extraños dibujos sobre el cemento; si todo esto, si toda la vida de una corriente de agua no es más que un montón de átomos, ¿cuánto más será posible? Si en lugar de ordenar los átomos en un diseño definido, repitiéndose una y otra vez aquí y allá, o incluso formando pequeños cúmulos de complejidad como el perfume de las violetas, creáramos una estructura que fuese siempre diferente de un momento a otro, con distintos tipos de átomos ordenados en distintas formas, cambiando constantemente, sin repetirse, ¿de qué forma tanto más maravillosa podría comportarse este material? ¿Es acaso posible que esta ‘cosa’ que camina hacia delante y hacia atrás enfrente tuyo, dirigiéndote la palabra, sea un gran glóbulo de átomos ordenados de forma muy compleja, tanto que su extrema complejidad supere la imaginación en lo que refiere a sus potencialidades? Cuando decimos que somos un montón de átomos, no significa que seamos meramente un montón de átomos, ya que un montón de átomos que no se repite constantemente podría, al parecer, desarrollar las aptitudes que ves delante tuyo en el espejo. 

Richard Feynman (1963) The Feynman Lectures on Physics, Volume 1.

No comments:

Creative Commons License
© Copyright 1993-2017 Blas A. Bigatti

Textos e imágenes publicadas como posts por Simud se encuentran (salvo aclaración contraria) protegidos bajo los términos de Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported. Para utilizar cualquier contenido fuera de los términos de esta licencia, por favor, contactarse con el autor.