Skip to main content

La payada de Seco (poesía)

Sí, hagamos memoria. Seco es el presonaje que venimos desarrollando con Pedro desde hace algunos años. Fueron sus historias las que nos llevaron de la camaradería amable al trabajo continuo y esforzado. Y como suele suceder cuando las relaciones se estrechan tanto, nuestra sociedad pasó por repetidas crisis que fuimos exorcizando a través de breves artículos en el viejo Blog de Seco, artículos que hace algunos meses sacamos a relucir nuevamente para nuestro blog en Subcultura (bajo el título 'Bigatti vs. Lobato' 1, 2, 3 y bis).

Aquellas regulares sesiones de autoanálisis concluyen con la irrupción del propio Seco, que viene a poner un poco de sensatez en la contienda. Después de todo, mientras Pedro y yo nos preocupábamos por nuestra propia salud mental, perdíamos de vista a quienes suelen ser las verdaderas víctimas en toda crisis de pareja: los hijos. Sí, Seco es como un hijo para nosotros. Y el muchacho, en un arrebato de criollismo que da cuenta también de su propia crisis de identidad, se caracterizó de Martín Fierro y nos entregó una payada que nos hizo sonrojar. Aquí la transcribo, con su pertinente introducción:

La payada de Seco

La paciencia tiene un límite. Guionista y dibujante lo sabían, y comenzaron a lanzar puñetazos a la mandíbula del otro. Afortunadamente, con el Atlántico de por medio no podían causarse mucho daño. Fue en aquel instante en que una sombra se cuadró bajo el marco de la pulpería. Era él. Alto y fornido, venía envuelto en un poncho raído y polvoriento, y traía una guitarra criolla en su mano buena. Avanzó entre los paisanos que lo miraban descreídos y desconfiados. Enfiló hasta donde lo esperaba el negro, quien limpiaba los últimos rastritos de sangre de su facón.

El forastero le pidió la silla: palabras toscas y sin gentileza. En otro rincón, Recabarren bajó la vista, temiendo lo peor. Pero el negro se puso de pie, guardó el facón en su cintura y señaló:

-Cuidado, maestro, mire que tiene el respaldo flojo. No se vaya a ir de culo y se rompa el marote.

El otro agradeció con la mirada; tomó asiento, templó vagamente la vigüela con dedos de carne y de titanio, y luego de aclararse la garganta con tibieza soltó una payada como hacía mucho que no se oía por estos pagos:
Tengo bien secas mis manos,
Así como seca el alma,
Seca la dicha y la calma
Por una historieta seca,
Que ha creado gente hueca
Que no congenia ni empalma.

Pues se sabe que el amor
De guionista y dibujante
Es un engendro aberrante
Que de amor no tiene nada,
Y mucho tiene de asnada
Floja, vil y petulante.

Son estas razas opuestas
En el fondo semejantes:
Uno pule sus diamantes
Con palabras y razones;
El otro utiliza crayones,
Reglas, tintas y secantes.

Mas los dos buscan lo mismo,
Buscan dar con la criatura,
Con guión, con estructura,
Estando en todos los ápices,
Con pinceles y con lápices
De punta blanda o bien dura.

Así van buscando gloria,
Más ninguno es muy certero.
Cavila uno el mundo entero
Y el otro, pues, lo dibuja;
Uno ante un teclado puja
Y el otro frente al tablero.

Pero ninguno comprende,
Ninguno toma conciencia
Que ha perdido la paciencia
Esta alma que ellos destejen;
Bien quisiera que me dejen,
Que me den una licencia.

Pues me he hartado del manejo
De esta gente malparida
Que se adueñó de mi vida,
Que dispone y manosea;
Que sólo tiene diarrea
En su cabeza podrida.

¡Oigan, pues, lo que les digo!
¡Y oigan bien que no repito!
A mí ya me importa un pito
Si me crearon o qué;
¡Se acabó, ya me cansé,
Para mí esto es inaudito!

Quiten sus manos de encima,
Se van ustedes, no yo.
Y no vengan con que no:
Se van donde deban ir,
¡Ya comiencen a salir,
La puta que los parió!

Se van a la conchinchina,
Con su soberbia y desmadre,
Y por más que mal les cuadre,
Si no quieren que los muerda,
¡Váyanse bien a la mierda
Y a la concha de su madre!

Comments

Lo más leído

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

Fragmento de un diálogo

Un par de años atrás hice mi primera incursión en la ‘dramaturgia’ (¡pavada de palabra!). Escribí un par de obritas para teatro, hice algunas adaptaciones en inglés y dejé otro tanto de cosas inconclusas. El otro día, revisando papeles viejos, encontré los fragmentos de una pieza sin nombre, acerca de dos astronautas, uno argentino y otro estadounidense. Me disgustó menos de lo que recordaba; así que transcribo el diálogo inicial.
Dos astronautas:Un Astronauta Estadounidense (AE) y un Astronauta Argentino (AA).Se descorre el telón. Vemos a AE y a AA en sus trajes espaciales –escafandras y gruesos guantes-, enfrentando los controles de su nave espacial (de cara al público):
AE (con acento yanqui)._ ¿Me escucha?
AA._ ¿Que es qué?
AE._ Si me escucha.
AA._ ¿Si es cucha? ¿De qué cucha me habla?
AE._ No lo escucho.
AA._ ¿No lo es quién?
AE (esforzándose)._No-lo-es-cu-cho.
AA._ Yo no soy Cucho. ¿En qué idioma me habla?
AE (golpeando el casco con su dedo y esforzándose por pronunciar con claridad)._ E…

La construcción retórica de un kirchnerismo violento

Aunque el macrismo apele con recurrencia a una retórica encolerizada que combina epítetos degradantes (‘lakras’, ‘KKs’, ‘Kukas’) con un ‘fuck you’ proctológico y extranjerizante, las paradojas de la vida política argentina acabaron por asignar el rol de fuerza violenta al kirchnerismo. Sin importar cuánto insistan ‘los K’ en aferrarse a sus axiomas solidarios (“la patria es el otro”, “al odio se le gana con amor”), su lugar en el reparto de sentidos mediáticos ha sido determinado por sus poderosos enemigos, que cuentan entre sus voceros a miembros del gobierno y medios oficialistas por igual.

Marcos Peña definió al kirchnerismo como “un grupo político que legitima la violencia”; Gabriela Michetti llegó a asegurar que “los kirchneristas viven violentos y agresivos”; y el propio presidente se desmarcó de la gestión anterior explicando que “cambiar también es entender que la violencia no es la forma”. En el mismo registro, Joaquín Morales Solá responsabilizó por los conflictos en la Pata…