Skip to main content

Las intenciones que cuentan

Nada mal. La selección argentina lleva un buen tiempo dejando en claro que ha logrado desentrañar ya el gran arcano futbolístico. Cuenta, entre sus sacerdotes, a algunos de los más destacados hermeneutas del gol. Messi, Higuaín, Agüero, Di María... no sólo componen una de las delanteras más envidiables del planeta (y con seguridad la más cara), sino que garantizan la tranquilidad necesaria para que la labor técnica sea dirigida hacia aspectos del juego más ontológicos y menos coyunturales. La pregunta que aún parecía irresuelta, y que justamente comienza a articular una respuesta, es si tras destrabar las barreras del gol Argentina podía acompañar su juego con mejor fútbol (o, en términos académicos: jugando lindo).

La sabiduría popular admite que son las intenciones lo que cuenta, y es cierto que por algo hay que empezar. Argentina ya deja entrever la dirección de sus intenciones futbolísticas. Los últimos dos encuentros del seleccionado no dejaron dudas de una novedosa pulsión que subyace a su juego. El equipo de Sabella no acaba de encontrar su identidad, es verdad, pero frente a Alemania y a Paraguay ha comenzado a entregar momentos lúcidos de esta nueva voluntad de juego que tiende al dominio del balón,  al traslado de la pelota a lo largo de todo el campo de juego, a la lenta elaboración, a la apertura de espacios sin reparos en jugar hacia atrás, y a la serenidad frente al área.

No se trata aún de un discurso irrenunciable. Por el momento, se presenta como una voluntad subyacente; diluida a veces, inacabada otras, pero constante; una voluntad de juego que jamás podría ser hija natural del impulso defensivo u ofensivo de sus jugadores, y que sin dudas responde a requerimientos del técnico. Bien por Sabella. La gracia de todo el asunto, la consecuencia nada desestimable de esta nueva voluntad discursiva es la aparición intermitente de bellos momentos de juego, el despliegue cada vez más frecuente de un verdadero espectáculo futbolístico. Lo que no es poco. Todo lo contrario: es muchísimo.  

Mientras la hinchada albiceleste desempolva las estampas de San Maradona y las coloca junto al beato Leonel para que les otorguen la gracia de una nueva copa del mundo, yo me cuento entre los que se conforman con disfrutar de una Argentina que, refutando su historia reciente, se esfuerza por acompañar sus goles con bellos momentos de fútbol.

Comments

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …