Skip to main content

Una prueba más de que Dios no existe


Claro, o Dios no existe, o su espíritu santo no se pegó una vuelta por el Vaticano ayer durante la tardecita romana (para variar, vale decir). La sorpresa de muchos no es tanta en realidad. Existían razones fuertes para que uno temiera este resultado de la ruleta papal, sobre todo porque no hay nada de ruleta en las elecciones de estos clubes selectos, y más cuando son clubes donde continúa imperando el secretismo oscurantista de las viejas y no tan viejas logias masculinas. Por un lado, uno temía que el sugerido cabeza a cabeza de Bergoglio frente a Ratzinger un par de años atrás encontrara al argentino sin un rival de peso en esta vuelta. Por el otro, uno no podía evitar pensar en la importancia estratégica que posee Latinoamérica para el catolicismo romano. El continente ostenta la mayor cantidad de católicos del planeta, pero, frente a esto, viene atravesando en las últimas décadas un proceso inédito de secularización de la vida política. La iglesia ha perdido en los últimos años buena parte de su capacidad de presión y de imposición ante movimientos políticos abiertamente críticos de la institución divina. La presencia de un papa latinoamericano puede reavivar la llama emotiva en el catolicismo de la región y volcarse como una sombra crítica y reverencial sobre las políticas populares y de ampliación de derechos que vienen persiguiendo los proyectos políticos más progresistas. Basta recordar la virulencia con la que Bergoglio atacó el matrimonio igualitario o su alineamiento con los patrones agrarios durante el conflicto por las retenciones móviles en Argentina. O su cercanía con aquellos líderes políticos representantes del viejo neoliberalismo. Pero también conviene recordar que Bergoglio fue en varias oportunidades sindicado como responsable por el secuestro y tortura de dos sacerdotes villeros (acusado, incluso, por los mismos sacerdotes) a los cuales habría desprotegido políticamente; o que negó haber estado al tanto del robo de recién nacidos durante la dictadura, lo que luego fue desmentido por algunos parientes de desaparecidos; o que procuró ocultar los documentos sobre la participación de la iglesia en aquél período haciendo creer que esos documentos (que finalmente salieron a la luz) no existían.  

No, definitivamente, la gracia divina es inescrutable. Por eso conviene recordar que toda ‘gracia’... es también un chiste. Aunque hace tiempo que la iglesia católica no está para chistes, yo me quedo con la irreverente pero profunda ilustración de mi colega Altais, y el muy entretenido sketch de José Mota: 

 

 Habemus Papam, por Altais (en su blog Periodista Ilustrado)


 (Especial de Nochevieja, José Mota,  2010)

Comments

Antonio HG said…
Panes, peces y Rock and Roll jajaja

Muy buena la ilustración de Altais!!

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …