21/09/2013

A casi 20 años de soledad compartida

Podría decirse que vivir en pareja es una forma de compartir soledades. Esta certeza algo existencialista no exime a la vida compartida de sus bellezas, entre ellas, la sospecha de que es el único modo de llegar a conocer y comprender de verdad a alguien que no somos nosotros (suponiendo que algo así como comprendernos a nosotros mismos sea posible). Es cierto que no suelo escribir sobre temas personales, pero hoy que se cumplen doce años de haber firmado un contrato matrimonial a la antigua (es decir, sin cláusula de división de bienes), se me ha dado por reflexionar sobre el tema. Seguramente no me cuento entre las personas que se entusiasman con estas cosas, pero es una costumbre en nuestra cultura valorar y conmemorar aniversarios. Y puestos a esto, no pude evitar recordar que en cuatro meses se cumplirán veinte años desde que conocí a Flavia, y veinte años son una cantidad tal que sí ameritan un poco de atención. Admito que suena desafectado, y seguramente lo es; pero es mi costumbre no afectar innecesariamente las cosas. Prefiero dejar los afectos para la convivencia (donde sobran), y para el arte (cuando sale). Hoy, a modo de recordatorio, le obsequié a Flavia una página en tono poético que había dibujado en nuestras últimas vacaciones. Compartir esa página era la excusa de esta entrada, pero no es sino ahora mismo, mientras escribo, que tomo conciencia de que esta página no hace otra cosa que honrar las soledades compartidas con las que comencé esta nota. Magnífica coincidencia. Lo suficientemente mágica como para conmemorar estos 20 años de soledad. Una soledad a medias. O, mejor dicho, a cuartos: después de todo, es sabido que cuando la gente se siente sola, se mete en la cama… y se multiplica. 


2 comments:

Angelica said...

No me sorprende para nada tu creatividad. Sin embargo no te tenía con esta veta romántica. Me encantó!! Les deseo muchos años más de soledades compartidas!!!

Simud said...

Jeje. Gracias, Angélica. Suelo habitar varios mundos al mismo tiempo, y está claro que el romántico no está entre los más transitados; pero siempre es bueno darse una vuelta por ahí de tanto en tanto.

Creative Commons License
© Copyright 1993-2017 Blas A. Bigatti

Textos e imágenes publicadas como posts por Simud se encuentran (salvo aclaración contraria) protegidos bajo los términos de Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported. Para utilizar cualquier contenido fuera de los términos de esta licencia, por favor, contactarse con el autor.