Skip to main content

Mi primer guión de historietas

Corría enero del 2009 y yo había decidido que quería escribir guiones de historieta. Hacía poco menos de un año que había descubierto a Gaiman y a Moore, y mi amor por el medio (que había sufrido un hiato de ¡16 años! desde mi adolescencia temprana), renació con la fuerza que solo una explosión del parlamento inglés, un rostro con el test de Roschach, y un diálogo entre el Señor de los Sueños y Shakespeare podían imprimirle. Todavía no tenía canas, es cierto (y tampoco las tengo), pero la mayoría de mis amigos sí las tenían (y esto cuando no habían perdido el cabello ya –camino hacia el cual me dirijo inexorablemente, valga la confesión). El punto es que volví a creer en la historieta cuando creía empezar a encontrar mi voz en el terreno de la poesía y la narrativa, y esa fe renacida fue tanto como una perdición. Abandoné todos mis proyectos literarios y me puse a escribir mi primer guión de cómics, un breve pero pretencioso relato medieval que más allá de sus pequeños logros tuvo que esperar hasta hace poco más de un mes a que llegara un dibujante con valentía para hacerle frente: punto a favor para mi amigo y colega Pedro Lobato, que se puso al dibujo de este otrora olvidado asunto.

No fue para Pedro que escribí este guión, claro. Era comienzos del 2009 y aún no conocía siquiera un solo dibujante con el cual ejercitarme. De modo que inicié una búsqueda en Internet y fui a dar con un puñado de candidatos. Aquella búsqueda me puso en contacto con el ilustrador español Carlos Venegas, quien me propuso la temática medieval y en quien quedó la decisión de seleccionar un argumento entre los varios que le envié. Meses después, Carlos abandonaba el proyecto en la segunda página de ocho, sin motivo aparente. Cualquiera haya sido la razón de su abandono, tampoco lo culparía si hubiese sido por el guión. Después de todo, yo venía de la narrativa e ingresé en los cómics leyendo los guiones de Moore y Gaiman. ¿Era culpa mía si para 8 páginas de historieta yo había escrito 35 páginas de guión? ¿Eh, era culpa mía?

Mirándolo en retrospectiva, debo confesar que más allá del profundo soporte histórico (que incluía el manual de brujería medieval ‘Malleus Maleficarum’) y de unos muy inspirados diálogos ‘medievalistas’ (con vocablos y estructuras hurtadas al Malleus y al –no tan medieval- Quijote), se trataba en definitiva de un guión tremendamente mal estructurado: demasiada información y demasiados diálogos atiborrados en demasiadas viñetas, apretujadas en muy pocas páginas. No necesité mucho tiempo de experiencia escribiendo guiones para darme cuenta de esto. Y este motivo, unido al abandono del dibujante primero, lograron que aquel guión durmiera el largo sueño de los olvidados en alguna recóndita carpeta de mi portátil. Hasta que Pedro entró en escena, claro.

Resulta que Pedro me propuso escribir una adaptación del Cantar del Mío Cid al cómic, proyecto aún en bastidores pero al que dediqué buena parte del 2012. Por entonces, entre charla y charla, solté el dato de que tenía un guión medieval. ‘El Cantar’ no acabó de concretarse y con Pedro continuamos avanzamos unos casilleros más en nuestro webcómic ‘Seco’. Después de un largo período de descanso mutuo (quienes nos conocen saben que Pedro se los tiene bien merecidos), mi colega volvió al ruedo con muchas ganas de hincar sus colmillos en una historia medieval. Me recordó aquel viejo guión y acepté enviárselo, dándole absoluta libertad para que hiciera lo que gustara de él. ¿A alguien le sorprende que Pedro se devorara el descomunal guión y decidiera duplicar el número de páginas de la historia, dando por finalizada la última y decimosexta página en poco más de una semana? Pues a mí no. Pedro es así, casi tan enfermo como yo.

En fin, aunque no deja de tratarse de una historia imperfecta, el amor que mi colega volcó en ella me ha permitido volver a valorarla después de tanto tiempo. Y ahora llegó el momento de compartirla con todos ustedes. Encontrarán el link debajo de la inesperada portada que me envió Pedro cuando el dibujo ya estaba concluido. Que lo disfruten.


Comments

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …