Skip to main content

La ideología detrás de la ‘preideología’

Hace dos días en ‘Palabras + Palabras –’ Martín Lousteau sorprendió a los cada vez más sorprendentes Tenembaum y Zlotogwiazda con una inesperada defensa de la ideología. “Creo en la ideología porque para mí es la interpretación que uno le da al mundo,” acertó en definir. “Pero no solo eso, sino [que también influye] en la manera de abordar los problemas: por cuál empiezo, y cómo lo encaro,” precisó.

No es fácil toparse con defensas de la ideología en el discurso actual de los medios más concentrados, y mucho menos aún que estas defensas provengan desde sectores de la oposición (vaya a saber por qué). Y sin embargo… Siempre hay un ‘sin embargo’. En este caso, uno particularmente ilustrativo de marco teórico desde el cual Lousteau parece mirar el mundo. Es que tras asumir su fugaz defensa de la ideología, el economista aclaró: “Pero también pienso que hay inconvenientes que tiene la Argentina que son preideológicos.” Y enumeró: inseguridad, corrupción e inflación.

Ahora bien, ¿qué es un inconveniente ‘preideológico’? ¿Existe tal cosa? Si por pre-ideológico interpretamos aquello que el prefijo nos indica, deberíamos suponer la existencia de problemas innatos a la condición humana, previa a toda configuración ideológica. Dichos problemas, en tanto dados por la misma condición de humanidad, no podrían en consecuencia ser corregidos. Por eso creo entender que por ‘pre-ideológico’ Lousteau busca referirse en realidad a lo ‘a-ideológico’; es decir, a aquellos problemas que se encontrarían ‘más allá de las ideologías’. O dicho de otro modo: a aquellos problemas que, sin importar el espectro ideológico desde el cual se mire el mundo, habrían de seguir siendo definidos como ‘problemas’. Recordemos: inseguridad, corrupción, e inflación.

Pero, ¿es posible pensar la inseguridad por fuera de una matriz ideológica liberal, capitalista y consumista? ¿O no es acaso dentro de esta matriz ideológica (y solo dentro de ella) que una persona puede otorgar a un par de zapatillas un valor identitario (cuando no ontológico) equivalente al de la vida humana, y en consecuencia matar por ellas?  ¿Y es posible pensar en la corrupción por fuera de esta misma matriz liberal, capitalista e individualista? ¿O no es sino dentro de esta matriz que las personas pueden ofrecer y aceptar dinero (entendido este como un bien superior incluso al bienestar social) a cambio de favores? ¿Y es posible pensar la inflación por fuera de la lógica empresarial del mayor rédito económico, de la apropiación de la renta y de la puja distributiva con los sectores asalariados? ¿O no es la ideología neoliberal subyacente la que justifica la formación de oligopolios, la carterización empresarial y las rentas extraordinarias cuyos efectos negativos recaen sobre los consumidores?

Insisto: ¿Existe algún problema que pueda ser ‘preideológico’? ¿O ‘aideológico’? Lousteau deja al descubierto que su concepción de la ideología no es lo suficientemente profunda como para admitir que no existe ‘problema’ (o ‘solución adecuada’ a los problemas) por fuera de la ideología. Deja al descubierto, asimismo, algo aún más peligroso: que detrás de su caracterización de ciertas problemáticas como ‘preideológicas’ lo que hace es asumir una ideología en particular (la ideología liberal predominante) como el estado natural de cosas; es decir, como ‘no ideología’. Esta naturalización de lo ideológico deriva en el engaño, por cuanto asume como inherente al ser humano lo que es apenas una de las formas culturales en las cuales es posible organizar la vida de las sociedades. Y conduce al mismo tiempo a políticas reaccionarias, por cuanto impide vislumbrar estrategias de cambio y superación social.

En definitiva, lo que Lousteau propone, consciente o inconscientemente, es desideologizar las principales discusiones nacionales apelando a un estadío ‘preideológico’, lo que no es otra cosa que apostar a la reproducción de los mismos problemas que se pretenden resolver.



Comments

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …