Skip to main content

El fuego eterno (Exégesis Nº40)

Hemos vuelto a las editoriales escritas en Exégesis, y se me ocurrió que, a falta de algo mejor (jeje), podría irlas compartiendo por este medio. Empecemos entonces: Número 40!! de Revista Exégesis; he aquí la editorial, la tira que la acompaña, y una invitación a recorrer este número que no hace más que seguir sumando calidad e ímpetu comiquero...


Destellos de un fuego eterno (editorial)

El dibujante, el guionista, el autor, el narrador… Poco importa la etiqueta o la multiplicidad de manos por las que pasa una página (colorista, rotulador…), la historieta independiente es un fénix que renace de sus propias cenizas, que arde con un fuego que parece consumirlo todo; y cuando está prácticamente sentenciada, vuelve a romper el cascarón. Dos manos, cuatro, seis… En ocasiones es un producto autoral, otras un hecho colectivo, pero si algo la define y diferencia de la historieta comercial es que es puro fuego, sin tibiezas ni moderación, sin control creativo ni sensatez editorial. Arde, y en ese ardor se consumen las historias, las páginas, las vidas de quienes vomitan y consumen este hálito incendiario. ¡Cuántas veces creímos que habíamos llegado al final! ¡Cuántas que ya no nos quedaban fuerzas para continuar! Pero el cómic no se detiene. Exégesis tampoco. Renace eternamente envuelta en llamas. Y este número es puro fuego.

Las historias cortas apelan a nuestros más oscuros sentimientos, azuzados por las oscuras maquinaciones de Gastón Martino, Federico Alduante, Pablo Morcillo y Carlos Sánchez, con una mención especial para nuestro viejo conocido Serafín Gimeno, que se pone el traje de guionista por primera vez en compañía de Segismundo y Nicolás Vignolo. Santiago Girón, Lucien Raven y la recién llegada Memé Candia echan una pizca de poesía a las brazas, mientras los fuegos de artificios quedan en manos de nuestras explosivas series: José García y José Luis Gaitán regresan con un nuevo episodio de ‘Babetool’; Pedro Lobato comienza a desparramar sangre en la segunda entrega de ‘Salvaje’; y Daniel Rosales nos inquieta con una más de sus ‘Historias del Futuro’. Por si esto fuera poco, damos la bienvenida a Krugos y a Paula Edith Suárez, quienes se suman con ‘El coleccionista de nubes’, una nueva serie que promete altas dosis de fantasía andina y una cuota nada despreciable de enredos. Pero ningún número estaría completo sin el novedoso análisis de Neil Cohn, que continúa adentrándonos en su gramática de la narrativa visual, esta vez desnudando la maquinaria sintáctica detrás de toda estructura combinatoria. 

Como ven, el fuego sigue vivo, y así seguirá por siempre. De modo que si alguien les dice que esta historia ha llegado a su fin, desconfíen. Porque hay fuegos que nunca mueren, y el de Exégesis es uno de ellos.

Comments

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …