Skip to main content

Posts

Showing posts from April, 2009

Aguardando el mediodía (cuento)

Hace algunos años me había propuesto escribir toda idea que cruzara por mi mente. La intención era ejercitarme, estar constantemente activo. Duré tan sólo una semana y tres cuentos. Uno de ellos es éste, que aún me agrada, y el cual actualicé trasladando la acción de la selva asiática a la tucumana. Aquí va: AGUARDANDO EL MEDIODÍA Aquella noche en la selva tucumana la luna había desaparecido, ahogada tras un manto negro de nubes. El Dr. Alsina había hecho guardia en el improvisado campamento hasta que su reloj le marcara las tres de la mañana. Eduardo lo había sucedido en la vigilia. Tras un agobiado "buenas noches" se había internado en la oscuridad de su tienda. Había caído dormido. No había soñado, antes de que lo despertaran las sombras y los latigazos penetrándole la espalda. Fueron un furioso ardor en la cintura y luego en el brazo y luego a lo largo de la pierna y luego le resultó imposible determinar p

Elecciones: ¿voto estratégico o voto por convicción?

L a política partidista se encuentra tan manoseada que no es raro que la previa electoral pase menos por elegir candidato que por plantearse una estrategia de votación. En las charlas de sobremesa no son muchos los que defienden candidatos; en cambio, pareciera que la actitud electoral más acostumbrada consistiera en identificar al menos malo. En este contexto, surge una antigua disyuntiva: ¿votar estratégicamente o votar por convicción? La duda es válida. La opción política está tan atomizada que es imposible hacer frente a la maquinaria partidista de justicialismo si no es a través de estrambóticas alianzas que albergan en su seno los mismos engaños y contradicciones que con ardor se pretende achacar al gobierno. Esto, claro, siempre y cuando lo que uno pretenda sea ganar una elección. ¿Qué pasa cuando uno se siente hondamente identificado por un partido con pocas chances de acceder a alguna banca? ¿Deberíamos votarlo o deberíamos resignar nuestras convicciones ideológicas por un

Hipótesis 2: El cuento de la buena pipa…

_Hagamos un muro que separe los barrios pobres de los barrios ricos. _Pero intendente, hay demasiados barrios pobres, no nos va a dar el presupuesto. _Entonces hagamos un muro alrededor de los barrios ricos. _Eso ya existe: se le llama country. Pero los ladrones entran lo mismo en estos lugares. _Atrapemos a los ladrones entonces. ¿Dónde viven? _En los barrios pobres. Pero la policía no se mete en esos barrios. _Ya sé, hagamos un muro que separe a los barrios pobres de los barrios ricos…

Malvinas (poesía)

MALVINAS Tierra de escarcha roja De infanticidio y de homicidio Tierra de dura pradera Sembrada de cruces Donde fue a morir un héroe Y un presidente y un poeta Y otras tantas profesiones Tierra niña Cuánto que has envejecido Cuánto mal que recibiste Cuánto dolor, cuánto frío Pequeña tierra Pequeños pies descalzos No te abrigan las banderas Sólo la paz

Alfonsín: la fabricación de un prócer

E s curioso, hasta hace tiempo, si el nombre de Alfonsín venía a cuento en alguna discusión, había que emprender un esfuerzo por contener y contextualizar el ataque descalificador e indiscriminado contra su figura. Ahora, que en tres días esta figura parece haber sido vertiginosamente elevada a la categoría de prócer, en las discusiones parece necesario contener y contextualizar la alabanza emotivista e indiscriminada. Ningún extremo es bueno; no porque uno no encuentre comodidad y desahogo en ellos, sino porque simplifican y reducen la complejidad de los hechos y de las personas. ¿Pero cómo puede haberse pasado tan de pronto de denostar y despreciar a un personaje político como Alfonsín a rescatarlo y elevarlo al podio de los héroes de la patria? Seguramente en las largas colas del Congreso había mucha más gente de la que naturalmente hubiese soñado con despedir al ex mandatario; y muchos, vale decir, confesaban ante las cámaras su abrupto pasaje de la honda desconsideración al amo

Hipótesis 1: El dueño de la pelota

_SOLÁ: Mirá, yo ya fui governador y tengo una trayectoria diez veces más importante que la tuya; no voy segundo ni loco. _NARVÁEZ: ¿Qué parte no entendiste, Felipe? El que pone la guita en esta campaña soy yo. (Silencio reflexivo) _SOLÁ: Che, ¿Y como tercero quién te gusta?