28/08/2008

La curiosa memoria olímpica de la Secretaría de Deportes

Parece ser que la Secretaría de Deportes de la Nación envió un comunicado a través del cual el gobierno se jacta de ser aquél que más medallas ha cosechado en juegos olímpicos en nuestro país. En este cómputo entran, por supuesto, las dos gestiones Kirchner, aún cuando la del anterior presidente recién se iniciara para la época en que las olimpíadas de Atenas tuvieron lugar.

Pero más allá de si es o no correcto que un gobierno se jacte de una performance deportiva en la cual en muchos casos no ha tenido verdadera influencia, existe un dato por lo menos incómodo. Resulta que la Secretaría de Deporte aclara que esta superioridad medallística frente a otros gobiernos sólo tiene en cuenta aquellas olimpíadas jugadas a partir del año ’48, después de las cancelaciones de la 2ª Guerra Mundial. Esto, por supuesto, deja de lado doce juegos olímpicos previos, dos de estos, durante el gobierno de Marcelo T. de Alvear (1922 y 1928). Curiosamente, fue en estos dos juegos que Argentina realizó su mejor performance histórica, con 16 medallas frente a las 12 de los últimos años.

El razonamiento de la Secretaría de Deportes es grave. Supone que la historia olímpica se inicia en aquel punto que se decide conveniente. De no ser así, no habría porqué jactarse de un ‘primer puesto’ que es en realidad ficticio. Lo grave es que para evitar el incómodo 'segundo puesto' que concede la historia, la Secretaría de Deportes debe reescribir el pasado, o, lo que es lo mismo, anular esa parte de la historia que no es favorable. Es tradición de algunas formas de poder mandar a quemar aquellos libros cuyas palabras pueden debilitar y cuestionar el orden instaurado. En un tiempo en que lo que sobra son las palabras y la presencia de las mismas es casi laberíntica, la destrucción de documentos es tan imposible como innecesaria: basta con ignorar aquello que molesta. Total, muy poca gente lo notará. Esto es lo que hace la Secretaría de Deportes. Construye su propia historia olímpica mediante la sutil omisión de aquella porción del pasado que la contradice.




2 comments:

nestor said...

Exelente comentario. No se porque pero esto, de alguna manera, me recuerda al libro 1984 escrito por George Orwell en donde Winston Smith, quien trabajaba en el ministerio de la verdad, tenia la tarea de seleccionar los recortes periodisticos, libros historicos y toda evidencia que hacian referencia a algo negativo hacia su gobierno o su patido. Una vez logrado esto, Winston, que al final es traicionado por Julia y eventualmente torturado por el espia del partido O'Brien, procedia a reescribir los articulos y lograba alterar el pasado, imponiendo un totalitario y hegemonico punto de vista pretendido por su gobierno.

Simud said...

Interesante. El pasado, sabemos, es siempre una reconstrucción, y como tal, una ficción. Ahora bien, existe una diferencia entre poseer interpretaciones diferentes ante una misma evidencia y la selección consciente y arbitraria de aquella porción de evidencia que nos conviene. Creo que la arena política en general está bastante curtida en esta útlima forma de historización. ¿Cómo interpretar sino la constante amnesia que demuestran los distintos gobiernos cada vez que remiten las culpas al partido que los precedió, sin jamás hacer mención a las culpas de su propio partido, que los había precedido antes?

Creative Commons License
© Copyright 1993-2015 Blas A. Bigatti

Textos e imágenes publicadas como posts por Simud se encuentran (salvo aclaración contraria) protegidos bajo los términos de Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported. Para utilizar cualquier contenido fuera de los términos de esta licencia, por favor, contactarse con el autor.