Skip to main content

La curiosa memoria olímpica de la Secretaría de Deportes

Parece ser que la Secretaría de Deportes de la Nación envió un comunicado a través del cual el gobierno se jacta de ser aquél que más medallas ha cosechado en juegos olímpicos en nuestro país. En este cómputo entran, por supuesto, las dos gestiones Kirchner, aún cuando la del anterior presidente recién se iniciara para la época en que las olimpíadas de Atenas tuvieron lugar.

Pero más allá de si es o no correcto que un gobierno se jacte de una performance deportiva en la cual en muchos casos no ha tenido verdadera influencia, existe un dato por lo menos incómodo. Resulta que la Secretaría de Deporte aclara que esta superioridad medallística frente a otros gobiernos sólo tiene en cuenta aquellas olimpíadas jugadas a partir del año ’48, después de las cancelaciones de la 2ª Guerra Mundial. Esto, por supuesto, deja de lado doce juegos olímpicos previos, dos de estos, durante el gobierno de Marcelo T. de Alvear (1922 y 1928). Curiosamente, fue en estos dos juegos que Argentina realizó su mejor performance histórica, con 16 medallas frente a las 12 de los últimos años.

El razonamiento de la Secretaría de Deportes es grave. Supone que la historia olímpica se inicia en aquel punto que se decide conveniente. De no ser así, no habría porqué jactarse de un ‘primer puesto’ que es en realidad ficticio. Lo grave es que para evitar el incómodo 'segundo puesto' que concede la historia, la Secretaría de Deportes debe reescribir el pasado, o, lo que es lo mismo, anular esa parte de la historia que no es favorable. Es tradición de algunas formas de poder mandar a quemar aquellos libros cuyas palabras pueden debilitar y cuestionar el orden instaurado. En un tiempo en que lo que sobra son las palabras y la presencia de las mismas es casi laberíntica, la destrucción de documentos es tan imposible como innecesaria: basta con ignorar aquello que molesta. Total, muy poca gente lo notará. Esto es lo que hace la Secretaría de Deportes. Construye su propia historia olímpica mediante la sutil omisión de aquella porción del pasado que la contradice.




Comments

nestor said…
Exelente comentario. No se porque pero esto, de alguna manera, me recuerda al libro 1984 escrito por George Orwell en donde Winston Smith, quien trabajaba en el ministerio de la verdad, tenia la tarea de seleccionar los recortes periodisticos, libros historicos y toda evidencia que hacian referencia a algo negativo hacia su gobierno o su patido. Una vez logrado esto, Winston, que al final es traicionado por Julia y eventualmente torturado por el espia del partido O'Brien, procedia a reescribir los articulos y lograba alterar el pasado, imponiendo un totalitario y hegemonico punto de vista pretendido por su gobierno.
Simud said…
Interesante. El pasado, sabemos, es siempre una reconstrucción, y como tal, una ficción. Ahora bien, existe una diferencia entre poseer interpretaciones diferentes ante una misma evidencia y la selección consciente y arbitraria de aquella porción de evidencia que nos conviene. Creo que la arena política en general está bastante curtida en esta útlima forma de historización. ¿Cómo interpretar sino la constante amnesia que demuestran los distintos gobiernos cada vez que remiten las culpas al partido que los precedió, sin jamás hacer mención a las culpas de su propio partido, que los había precedido antes?

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …