Skip to main content

Palabras: Melconián y los que miran al futuro

“A mí los primeros veinticinco minutos no me interesan,” reiteraba el asesor económico y ex-candidato del Pro Carlos Melconián. Con esto se refería a la conferencia de prensa dada por el ministro de economía Axel Kicillof, tras hacerse conocida la decisión de la Corte norteamericana de desentenderse de la causa por el pago de la deuda a los fondos buitres. “Los primeros veinticinco minutos fueron para la tribuna,” apuntó Melconián en Intratables. “Pour la galerie,” reincidió con giro francoparlante ante la más sofisticada teleaudiencia de Palabras + Palabras - media hora más tarde. Y luego de insistir en ignorar aquellos veinticinco primeros minutos, remató: “Hay que mirar al futuro.” He aquí toda la cuestión.

¿Pero qué significa mirar al futuro en labios de Melconián? El economista no dejó dudas de que quitaría del discurso de Kicillof los primeros veinticinco minutos. Veinticinco minutos, justamente, que miran al pasado. Pues fue a lo largo de estos largos minutos que Kicillof contextualizó e historizó la deuda contraída por el país. Melconián puede animarse a hablar de las “inconsistencias” de esta historización, pero su deseo no es discutirla, sino anularla, borrarla, hacerla desaparecer. “Los primeros veinticinco minutos no me interesan” significa esto mismo: ignoremos, descartemos toda contextualización e historización de la deuda. No importa si la deuda fue contraída por gobiernos anteriores, no importa si la deuda fue acrecentada durante los años neoliberales, no importa si la deuda fue la causal de la crisis del 2001. En esta deshistorización, claro, tampoco importa que Melconián haya alabado las políticas que crearon esa deuda, ni que haya apoyado explícitamente instancias de endeudamiento como las del Megacanje. Tampoco importa que en aquel entonces haya pronosticado que aquel endeudamiento le permitiría a la Argentina salir adelante. Nada de eso interesa. Anular los primeros veinticinco minutos de Kicillof es pedirle a la sociedad que olvide que Melconián y sus correligionarios siempre estuvieron del lado de los endeudadores. Esos veinticinco minutos no interesan.

Entonces Melconián propone olvidar, pero también “mirar al futuro.” Mirar al futuro olvidando el pasado. No se trata, evidentemente, del mismo futuro que mira el ministro de economía. El futuro de Kicillof es un futuro posicionado y condicionado por el pasado; el futuro de Melconián es un futuro en abastracto, un futuro aislado de la contingencia histórica, es un futuro que olvida las decisiones que llevaron a este presente. Uno podría equivocadamente suponer que Melconián se resguarda a sí mismo, que obviar el pasado es su forma de lavarse las manos, de escapar a su propia historia negra. En realidad, hay mucho más que esto. Negar el pasado, anularlo, borrarlo de las mentes de los votantes es el único camino que tiene el pensamiento neoliberal para volver a instalarse en una sociedad arrasada por sus políticas. No es nada nuevo. El sentido común neoliberal acostumbra a desestimar las discusiones históricas por vanas. Propone, en cambio, discutir gestiones. Como si las gestiones pudieran escapar a los condicionantes históricos; como si no dejaran su propia huella en la historia. Esta estrategia discursiva no es caprichosa. Solo cuando la memoria flaquea puede volverse a imponer un modelo probadamente diseñado para la expoliación económica y la fragmentiación social. Y Melconián lo sabe. Sabe que la memoria es el gran vallado social a derribar. Y que una vez derribado, él y los suyos podrán volver.



Comments

Pedro Godino said…
Simud porque no te pegas un tiro?
Simud said…
¿Debo suponer que sos un fiel seguidor de Melconián, hondamente ofendido por mi muy somero análisis? ¿O tal vez un hombre de la fe neoliberal, indignado por mi ateísmo economicista? ¿O quizás, por qué no, simplemente estés en desacuerdo con mis palabras, pero te veas imposibilitado de hilvanar argumento y en tu frustración prefieras recomendarme la muerte por mano propia? Pedro, te imaginás que de confirmarse cualquiera de estas hipótesis, no soy yo el que debe considerar el suicidio.

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …