Skip to main content

Hegemonía y medios según Chomsky

"Los factores estructurales [que dominan el hacer de los medios de comunicación] son aquellos como la propiedad y control [de estos medios], la dependencia de importantes fuentes de financiamiento (en especial publicidad), y las relaciones e intereses mutuos entre los medios y aquellos que producen las noticias y tienen el poder para definirlas y darles sentido [agentes políticos y económicos]. [Nuestro modelo] también incorpora otros factores estrechamente relacionados con estos, como la habilidad [del estáblishment] para cuestionar el tratamiento mediático de ciertas noticias, para ofrecer ‘expertos’ que confirmen las tendencias oficiales acerca de las noticias, y para fijar los principios ideológicos naturalizados por el personal de los medios y la elite, pero usualmente resistidos por la mayoría de la población. A nuestro entender, las mismas fuentes de poder subyacentes, que controlan los medios y los financian a través de la publicidad, y que funcionan definiendo las noticias y generando poder de crítica y expertos adecuados al pensamiento dominante, juegan, a su vez, un rol clave al fijar principios [profesionales] básicos e ideología dominante. Creemos que lo que los periodistas hacen, aquello que suelen percibir como digno de ser noticia, y todo aquello que dan por sentado como premisas propias de su trabajo, puede explicarse a partir de la existencia de incentivos, presiones y limitaciones incorporadas por este análisis estructural.

Estos factores estructurales que dominan las operaciones mediáticas no son ineludibles, y no siempre producen resultados unidireccionales y homogéneos. Es bien sabido (...) que los distintos componentes de una organización mediática poseen ciertos límites de autonomía, que valores individuales y profesionales influencian el trabajo de los medios, que toda bajada de línea es imperfecta, y que la propia política de los medios admite cierto grado de disenso que habilita el cuestionamiento de puntos de vista aceptados. Estas consideraciones permiten asegurar cierto disenso en la cobertura de hechos incómodos. La belleza de este sistema, sin embargo, reside en el hecho de que este disenso y esta información inconveniente se mantienen bajo control y en los márgenes, de modo que mientras su presencia demuestra que el sistema no es monolítico, tampoco logra ser lo suficientemente amplia como para interferir con la agenda oficial dominante. 

[...] Los principales ingredientes de nuestro modelo, o nuestro set de ‘filtros’ periodísticos, pueden definirse del siguiente modo: (1) el tamaño, la concentración, el poder y la orientación económica de los principales grupos mediáticos; (2) la publicidad como la principal fuente de ingreso de los medios masivos; (3) la confianza de los medios en la información provista por gobiernos, empresas, y ‘expertos’ financiados y aprobados por estas mismas fuentes; (4) el ataque a los medios como forma de disciplinamiento; y (5) el ‘anticomunismo’ como religión nacional y mecanismo de control. Estos elementos interactúan y se refuerzan mutuamente, dejando tan solo un residuo purificado antes de toda publicación. También fijan las premisas discursivas y las interpretaciones, lo mismo que las definiciones acerca de qué vale como noticia, y permiten explicar las bases y operaciones de lo que termina siendo campañas de propaganda.

El dominio de los medios por una elite y la marginalización del disenso que resulta de la acción de estos filtros ocurre de modo tan natural que los periodistas, muchas veces operando con absoluta integridad y buena voluntad, pueden acabar convencidos de que son ellos los que seleccionan e interpretan las noticias ‘objetivamente’ y sobre la base de valores periodísticos profesionales. Puede decirse que dentro de los límites de estos filtros condicionantes, suelen actuar objetivamente; ocurre que estos condicionantes son tan poderosos, y se encuentran entrelazados con el sistema de forma tan fundamental, que la existencia de criterios alternativos para la selección de noticias apenas puede imaginarse."

Noam Chomsky y Edward Herman (2000) Manufacturing Consent.


Comments

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …