Skip to main content

Diario della 40N

Hacía tiempo que no me sentía tan anacrónico. Volví a las tareas editoriales. Volví a hilvanar una revista digital. Volví al placer que produce seleccionar y ordenar astillas del mundo y ofrecerlas libremente a nadie, sin otro objetivo que el placer de hacerlo. Análisis, poesía, recortes y viñetas. De eso se trata Diario della 40N. Una revista de tirada caprichosa y sin compromisos, que, así como viene la cuarentena, probablemente salga con más frecuencia de lo que inicialmente esperaba.

Les dejo el vínculo de descarga y el primero -y probablemente último- editorial que escribiré para este proyecto:




Editorial

Desde pequeño me gustó jugar al editor. Mi primera revista fue escrita en una vieja Remington, ilustrada a mano y montada a golpe de abrochadora. Aquel proyecto editorial supuso mi primera investigación periodística: un viaje en bicicleta hasta la biblioteca del barrio para pedir un tomo de enciclopedia sobre Gengis Kan. Nota exclusiva con el bárbaro huno.

Con el tiempo volví a tantear las tareas editoriales con la brevísima pero muy entusiasta Bad English, una revista en inglés rebosante de creatividad pero que a nadie podía interesar más que a las retorcidas cabezas que la creamos. Años más tarde, en alguna curva de la vida llegó un trabajo en serio. Durante casi siete años alterné entre la edición general y la edición de colecciones de Revista Exégesis, que muy ampulosamente denominábamos "la publicación de narrativa gráfica online más longeva del mundo de habla hispana". Si una certeza me queda de aquella experiencia, es que todos los que de alguna manera pasaron por sus páginas la recuerdan con cariño.

Aquellos fueron los años dorados de la web 2.0, cuando los blogs y las revistas digitales todavía tenían resonancia. Las redes sociales no tardaron en cruzarse en el camino, sacudiendo y fragmentando toda esa esmerada estructura de consumo cultural. La poca resistencia que queda frente a la vorágine atomizadora de las redes hoy migró a las comunidades de interés: los foros de debate político, las plataformas de creadores de cómics, los grupos de poesía... En el camino se perdió la belleza del collage, la tensión de lo múltiple que convive en un mismo espacio, pero sobre todo, la sorpresa del acto de curaduría. En la red, el trabajo de editor es una reliquia inverosímil, enterrada bajo varios pies de retuits y de memes. Esta certeza, sin embargo, no le quita su verdad creadora. Cierto, hoy cada uno es su propio curador, ¿pero es eso necesariamente mejor? Entrar a un tenedor libre y elegir los platos que a uno se le antoja puede tener su encanto, pero también lo tiene dejarse sorprender por el cheff de turno. Es lo que se extraña por momentos. Sobre todo hoy. Sobre todo en días de cuarentena, cuando la vida se digitaliza y todo lo que se encuentra de este lado son fragmentos inconexos, átomos dispersos, hilos sin conductor. Seguro ha de haber algo muy humano en este placer casi obsesivo por conectar, ordenar y unificar lo diverso. No me dentendré a analizarlo. Alcanza con decir que fue intentando recuperar este goce primitivo que nació esta publicación, que no tiene otro propósito que mantenerme entretenido mientras el mundo de desgaja lentamente, y yo me quedo en casa, haciendo lo que me gusta hacer.

Comments

Lo más leído

El perro triste (cuento)

T enía 17 años cuando tomé la decisión de escribir con asiduidad. De aquella época guardo en mi computadora una carpeta titulada Primera etapa , con un puñado de cuentos escritos entre 1993 y 1995, y que desde el 2000 a esta parte tenía prácticamente olvidados. Durante años, estos cuentos me avergonzaban por su ingenuidad; cuando los escribí, sin embargo, era otra persona y ya no los siento propios. Esto me permitió volver a ellos con menos prejuicios, y hoy creo que se merecen un mejor final que morir arrumbados en un disco rígido ya bastante repleto de cosas olvidadas. Así que decidí revisar toda esta serie -y disimular sus más claras imperfecciones- para publicarla en este blog. Se trata de unos diez cuentos vagamente entrelazados, y mi intención es publicar uno nuevo cada dos semanas, sin ningún orden definido. El primero es el que da nombre a la serie, que había llamado Cuentos de un perro triste. De modo que empecemos: EL PERRO TRISTE Nadie se había puesto de acuerdo en un n

12 de octubre: Kolla en la ciudad

E s el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó d

El origen de lo ‘bueno’ y lo ‘malo’

E n su 'Genealogía de la Moral', Nietszche proponía la lúcida hipótesis de que las palabras de contenido moral fueron acuñadas por las clases poderosas como un modo de denominarse a sí mismas y de caracterizar sus acciones. Luego, tras la decadencia de esas clases dominantes, las palabras habrían quedado ligadas únicamente a valoraciones morales. Como la mayoría de los ejemplos que da Nietszche provienen del alemán, del inglés o del griego, me tomé el atrevimiento de investigar acerca del origen de los términos ‘bueno’ y ‘malo’ en el castellano. Tal vez mis conclusiones sean apresuradas dado mi escasa (está bien, mi nula) preparación filológica, pero por lo menos, he dado con algunas relaciones sugestivas. A saber: La palabra ‘bueno’ proviene del latín ‘bonus’, que, entre sus muchas acepciones incluye la de ‘rico’, ‘adinerado’. Así parece haber sido utilizada por Cicerón, en “Video bonorum urbem refertam” (“Veo que la ciudad está invadida de ricos” –o, forzando la literalidad