Skip to main content

Alfonsín: la fabricación de un prócer



Es curioso, hasta hace tiempo, si el nombre de Alfonsín venía a cuento en alguna discusión, había que emprender un esfuerzo por contener y contextualizar el ataque descalificador e indiscriminado contra su figura. Ahora, que en tres días esta figura parece haber sido vertiginosamente elevada a la categoría de prócer, en las discusiones parece necesario contener y contextualizar la alabanza emotivista e indiscriminada. Ningún extremo es bueno; no porque uno no encuentre comodidad y desahogo en ellos, sino porque simplifican y reducen la complejidad de los hechos y de las personas. ¿Pero cómo puede haberse pasado tan de pronto de denostar y despreciar a un personaje político como Alfonsín a rescatarlo y elevarlo al podio de los héroes de la patria? Seguramente en las largas colas del Congreso había mucha más gente de la que naturalmente hubiese soñado con despedir al ex mandatario; y muchos, vale decir, confesaban ante las cámaras su abrupto pasaje de la honda desconsideración al amor más apasionado. Personalmente, no adhiero a quienes explicaron el fenómeno refiriendo a un defecto en nuestro carácter nacional, que nos lleva a reconocer a nuestros grandes hombres sólo después de muertos. No hay conciencia, individual o colectiva, que pueda ponerse patas para arribas en una noche y empujar a una movilización tan repentina; no de modo natural, no por sí misma, sin un fuerte estímulo externo.



De aquí que tenga para mí que el gran artífice detrás de la súbita mitificación de la figura de Alfonsín sean los medios. Un elemento sustancial en esta construcción es el lenguaje al cual se recurrió para dar a conocer la noticia. Ya no se hizo referencia a un ‘ex mandatario’ o a un distante ‘primer mandatario de la democracia’; en cambio, se apeló al fallecimiento del ‘Padre de la Democracia’. A través de una veloz operación lingüística y simbólica, la figura de un político, ex presidente, ser humano imperfecto y contradictorio, con un pasado en el que se acumulan importantes éxitos pero también inapelables fracasos, aparece de pronto asociada a términos idealizados y elevados. Ya no se hace referencia a un ‘ex algo’ sino a un ‘padre’. Padre, con toda la carga simbólica y mística que acompaña a esta palabra. Padre, como fueron bautizados los hombres elevados a héroes nacionales, como San Martín, como Sarmiento. Si uno y otro fueron padres de la patria y de la escuela respectivamente, Alfonsín es convertido por los titulares televisivos en ‘Padre de la Democracia’. Mediante un simple deslizamiento de significados, San Martín es equiparado con la patria, Sarmiento con la escuela, y Alfonsín con la democracia. Alfonsín y democracia son ahora lo mismo. El uno encarna al otro, y la persona y el político son abstaídos de su humanidad para convertirse en mito.





Toda operación de mitificación implica dos efectos concomitantes. Por un lado, se lleva a cabo una objetable simplificación de la realidad. Una personalidad humana, compleja, cargada de ambigüedades y contradicciones, queda reducida a un ideal heroico. Esto, a su vez, supone una selección y una distorsión de la Historia. En principio, se omiten los rasgos o acciones más ríspidas del personaje en cuestión. Así, en el caso de Alfonsín, se evita misteriosamente mencionar la hiperinflación, el sometimiento al FMI, el pacto de Olivos o la Alianza. Pero también se fuerza una interpretación de la realidad simplificada: la imagen del ex presidente como un héroe popular que enfrenta a la dictadura con las armas de la democracia y la honestidad política. En esta visión no sólo se distorsiona la complejidad del proceso de recuperación de la democracia, sino que se suprime la multiplicidad de actores participantes de tal proceso en beneficio de un aparentemente único responsable. [1]



Este tipo de construcciones mitificadoras no es nuevo, pero sí es curiosa la responsabilidad mediática. En tiempos pretéritos, era la escuela la encargada de elaborar y reproducir este tipo de simplificaciones. De aquí hemos heredado el carácter de santos laicos que suele atribuirse a personajes como San Martín, Sarmiento, Evita o Perón. En estos casos, la elevación icónica de personajes políticos al podio de los próceres respondía a intereses políticos con los cuales –operación de mitificación mediante- estos personajes eran identificados por los gobiernos a los cuales convenía su figura [2].



A primera vista, lo anterior parecería sugerir una motivación política por parte de los medios para el repentino rescate de la figura de Alfonsín. Personalmente, creo intuir que la lógica televisiva ha perseguido intereses más básicos que el compromiso político con uno u otro grupo partidario. La televisión es movida por el rating, y es ya un lugar común señalar que el rating de los noticieros es muchas veces forzado a través de técnicas de emotivación y conmoción. Ante un fallecimiento como el de Alfonsín, la lógica televisiva dicta que es siempre más conveniente un titular que movilice emocionalmente antes que uno que refleje la realidad de modo objetivo. El fallecimiento de un ‘ex presidente’ deja lugar entonces al adiós al ‘padre de la democracia’. Las asociaciones simbólicas que acompañan a este titular atraen a la audiencia, y una vez que este recurso se muestra efectivo sólo es cuestión de sostener el nivel de emotividad. Se rescatan tapes y reportajes que atiborran la programación -no siempre relevantes y muchas veces directamente traídos de los pelos-; se hace una selección de contenidos que evitan todo tipo de cuestionamiento a la figura del ex mandatario -lo cual permite sostener el nivel de emotividad de las pantallas-; y la conciencia de los televidentes es súbitamente sacudida, y la figura de Alfonsín luce grande cuando se la opone a la actualidad política y se la reafirma una y otra vez a través de conceptos heroicos y de imágenes de un pasado –ciertamente- glorioso.



Con esto no niego la espontaneidad de la reacción de la gente que fue a despedir al ex presidente, pero dudo que esta espontaneidad hubiese sido tal si los medios no hubiesen estado ahí, forzando un replanteo obligado sobre la figura de un actor político hasta hace poco relegado en las consideraciones de sobremesa y en el imaginario popular.



__________

[1] La elaboración de una imagen de prócer nacional requiere a su vez de cierto grado de neutralidad partidaria que permita asociar la imagen del personaje histórico con valores nacionales consensuados; en el caso de Alfonsín, esto aparece en la asociación con los conceptos de democracia y de honestidad política.



[2] Son muchos los autores que estudian estos procesos en la historia de nuestra educación. Se me ocurren como ejemplo Bertoni (para el caso de San Martín y Sarmiento) y Somoza (para el caso del peronismo).





Comments

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …