Skip to main content

Sin ataduras (Los Violadores)

No importa cuánto pueda Bad Religion repetirse musicalmente tras cada álbum. Cada reaparición en escena de su música refresca y anima porque es señal de que aún perdura una música que puede estar teñida por lo político y ser crítica a la vez, que habla no desde una pertenencia de clase o desde una identificación partidaria, sino desde una toma de distancia intelectual frente a la realidad. Una música que, en inglés, puede recurrir a palabras de más de tres sílabas, de ésas que sólo se encuentran en los libros y en los artículos especializados.

Menos académicos a nivel del lenguaje, pero algo más inquietos musicalmente, nosotros también tuvimos nuestro grupo crítico, cuya postura intelectual quedaba muchas veces escondida tras el manto de recelo que aún generaba a mediados de los ochenta la denominación ‘punk’. Los Violadores (los de los ‘80) siguen siendo de esas bandas que uno agradece reencontrar, donde siempre es posible recuperar abordajes políticos complejos y actuales. Hoy volví a repasar ‘Y ahora qué pasa, eh?’, disco de 1985. Acompañado por mensajes como “Ya no quiero más seguridad, todo lo que quiero es posibilidad,” o “Nada ni nadie nos puede doblegar, somos el momento y este es el lugar,” la misma banda que años más tarde escribiría “Ellos son…” sumaba una interesante caracterización de las lógicas políticas dominantes cuatro años antes de la caída del muro, con la canción ‘Sin ataduras’. Claro que, leída hoy, la letra puede ser confundida como obvia; pero pensada en el contexto de una Buenos Aires ochentosa y pacata, donde las epidérmicas discusiones partidarias se alineaban a las tendencias simplistas y bipolares de aquel entonces, no deja de ser una pequeña perlita que da gusto recuperar. No es otra la intención de esta breve entrada:

Sin ataduras

Tengo recuerdos tristes, desde un lugar lejano,
Cudos inviernos en el norte siberiano.
Recuerdo un lugar donde todo está prohibido,
Desde la crítica hasta el más leve suspiro.

Sin ataduras en el este,
Leyendo a Engels y a Marx;
Sin ataduras en el este,
Brindando vodka con caviar;
Sin ataduras en mi mente,
Yo sólo busco la verdad;
Sin ataduras en mi loco corazón.

¡Sin detenerme!

Tengo recuerdos turbios, al norte de Río Grande,
Yo fui espalda mojada y supe lo que es el hambre.
Recuerdo un lugar donde todo es permitido,
Como cargar las armas y matar a los vecinos.

Sin ataduras en el oeste,
Consumen todo sin parar;
Sin ataduras en el oeste,
Pintan de negro al Ku Klux Klan;
Sin ataduras en mi mente,
Yo sólo busco la verdad;
Sin ataduras en mi loco corazón.

El mundo está partido en dos bloques bien distintos:
Los pequeños burgueses sirviendo al capitalismo
Y los idiotas útiles sirviendo al comunismo,
En la loca carrera que lleva al hombre hacia el abismo.

Sin ataduras en el este,
Leyendo a Engels y a Marx;
Sin ataduras en el oeste,
Consumen todo sin parar;
Sin ataduras en mi mente,
Yo sólo busco la verdad.
Sin ataduras en mi loco corazón.

Comments

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …