Skip to main content

Sin ataduras (Los Violadores)

No importa cuánto pueda Bad Religion repetirse musicalmente tras cada álbum. Cada reaparición en escena de su música refresca y anima porque es señal de que aún perdura una música que puede estar teñida por lo político y ser crítica a la vez, que habla no desde una pertenencia de clase o desde una identificación partidaria, sino desde una toma de distancia intelectual frente a la realidad. Una música que, en inglés, puede recurrir a palabras de más de tres sílabas, de ésas que sólo se encuentran en los libros y en los artículos especializados.

Menos académicos a nivel del lenguaje, pero algo más inquietos musicalmente, nosotros también tuvimos nuestro grupo crítico, cuya postura intelectual quedaba muchas veces escondida tras el manto de recelo que aún generaba a mediados de los ochenta la denominación ‘punk’. Los Violadores (los de los ‘80) siguen siendo de esas bandas que uno agradece reencontrar, donde siempre es posible recuperar abordajes políticos complejos y actuales. Hoy volví a repasar ‘Y ahora qué pasa, eh?’, disco de 1985. Acompañado por mensajes como “Ya no quiero más seguridad, todo lo que quiero es posibilidad,” o “Nada ni nadie nos puede doblegar, somos el momento y este es el lugar,” la misma banda que años más tarde escribiría “Ellos son…” sumaba una interesante caracterización de las lógicas políticas dominantes cuatro años antes de la caída del muro, con la canción ‘Sin ataduras’. Claro que, leída hoy, la letra puede ser confundida como obvia; pero pensada en el contexto de una Buenos Aires ochentosa y pacata, donde las epidérmicas discusiones partidarias se alineaban a las tendencias simplistas y bipolares de aquel entonces, no deja de ser una pequeña perlita que da gusto recuperar. No es otra la intención de esta breve entrada:

Sin ataduras

Tengo recuerdos tristes, desde un lugar lejano,
Cudos inviernos en el norte siberiano.
Recuerdo un lugar donde todo está prohibido,
Desde la crítica hasta el más leve suspiro.

Sin ataduras en el este,
Leyendo a Engels y a Marx;
Sin ataduras en el este,
Brindando vodka con caviar;
Sin ataduras en mi mente,
Yo sólo busco la verdad;
Sin ataduras en mi loco corazón.

¡Sin detenerme!

Tengo recuerdos turbios, al norte de Río Grande,
Yo fui espalda mojada y supe lo que es el hambre.
Recuerdo un lugar donde todo es permitido,
Como cargar las armas y matar a los vecinos.

Sin ataduras en el oeste,
Consumen todo sin parar;
Sin ataduras en el oeste,
Pintan de negro al Ku Klux Klan;
Sin ataduras en mi mente,
Yo sólo busco la verdad;
Sin ataduras en mi loco corazón.

El mundo está partido en dos bloques bien distintos:
Los pequeños burgueses sirviendo al capitalismo
Y los idiotas útiles sirviendo al comunismo,
En la loca carrera que lleva al hombre hacia el abismo.

Sin ataduras en el este,
Leyendo a Engels y a Marx;
Sin ataduras en el oeste,
Consumen todo sin parar;
Sin ataduras en mi mente,
Yo sólo busco la verdad.
Sin ataduras en mi loco corazón.

Comments

Lo más leído

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

Fragmento de un diálogo

Un par de años atrás hice mi primera incursión en la ‘dramaturgia’ (¡pavada de palabra!). Escribí un par de obritas para teatro, hice algunas adaptaciones en inglés y dejé otro tanto de cosas inconclusas. El otro día, revisando papeles viejos, encontré los fragmentos de una pieza sin nombre, acerca de dos astronautas, uno argentino y otro estadounidense. Me disgustó menos de lo que recordaba; así que transcribo el diálogo inicial.
Dos astronautas:Un Astronauta Estadounidense (AE) y un Astronauta Argentino (AA).Se descorre el telón. Vemos a AE y a AA en sus trajes espaciales –escafandras y gruesos guantes-, enfrentando los controles de su nave espacial (de cara al público):
AE (con acento yanqui)._ ¿Me escucha?
AA._ ¿Que es qué?
AE._ Si me escucha.
AA._ ¿Si es cucha? ¿De qué cucha me habla?
AE._ No lo escucho.
AA._ ¿No lo es quién?
AE (esforzándose)._No-lo-es-cu-cho.
AA._ Yo no soy Cucho. ¿En qué idioma me habla?
AE (golpeando el casco con su dedo y esforzándose por pronunciar con claridad)._ E…

La construcción retórica de un kirchnerismo violento

Aunque el macrismo apele con recurrencia a una retórica encolerizada que combina epítetos degradantes (‘lakras’, ‘KKs’, ‘Kukas’) con un ‘fuck you’ proctológico y extranjerizante, las paradojas de la vida política argentina acabaron por asignar el rol de fuerza violenta al kirchnerismo. Sin importar cuánto insistan ‘los K’ en aferrarse a sus axiomas solidarios (“la patria es el otro”, “al odio se le gana con amor”), su lugar en el reparto de sentidos mediáticos ha sido determinado por sus poderosos enemigos, que cuentan entre sus voceros a miembros del gobierno y medios oficialistas por igual.

Marcos Peña definió al kirchnerismo como “un grupo político que legitima la violencia”; Gabriela Michetti llegó a asegurar que “los kirchneristas viven violentos y agresivos”; y el propio presidente se desmarcó de la gestión anterior explicando que “cambiar también es entender que la violencia no es la forma”. En el mismo registro, Joaquín Morales Solá responsabilizó por los conflictos en la Pata…