Skip to main content

Pensamientos usurpados: Qué tan desigual es el mundo

La población del planeta ronda los 7 mil millones de personas en 2012, y la producción económica global es apenas mayora a 70 billones de euros, de modo que la producción per cápita es de casi 10 mil euros. Si sustraemos un 10% por la depreciación del capital y lo dividimos por 12, nos dará como resultado un promedio per cápita mensual de ingresos de 760 euros, lo cual es la mejor manera de probar nuestro punto. En otras palabras, si la producción global y el ingreso que genera fuesen divididos de modo equitativo, cada individuo en el mundo tendría un ingreso cercano a 760 euros mensuales.

La población de Europa se acerca a los 740 millones de personas, con unas 540 millones viviendo en los países miembros de la Unión Europea, cuya producción per cápita supera los 27.000 euros por año. Los restantes 200 millones de personas viven en Rusia y Ucrania, donde la producción per cápita ronda los 15.000 euros anuales, casi 50% por encima de la media global. La Unión Europea en sí misma es relativamente heterogénea: 410 millones de sus ciudadanos viven en lo que solía denominarse Europa Occidental, con tres cuartos de los mismos viviendo en los cinco países más poblados de la Unión (Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia y España), con un PBI promedio per cápita de 31.000 euros por año, mientras que los restantes 130 millones viven en lo que solía ser la Europa Oriental, con una producción per cápita promedio en el orden de los 16.000 euros por año, no tan distinta a la del bloque Rusia-Ucrania.

El continente americano puede ser dividido en regiones bien diferenciadas que son aún más desiguales que el centro europeo y su periferia: el bloque EEUU-Canadá tiene 350 millones de personas con una producción per cápita de 40.000 euros, mientras que América Latina tiene 600 millones de personas con una producción per cápita de 10.000 euros, exactamente igual a la media mundial.

El África Subsahariana, con una población de 900 millones de personas y una producción anual de tan solo 1,8 billones de euros (menos que el PBI francés, de 2 billones), es económicamente la región más pobre del mundo, con una producción per cápita de tan solo 2.000 euros por año. India está apenas mejor, mientras que África del Norte mejora notablemente, y China más aún: con una producción per cápita de 8.000 euros por año, China en 2012 no está tan detrás de la media mundial. La producción per cápita anual de Japón es igual a la de los países europeos más ricos (próxima a los 30.000 euros), pero su población es tan pequeña en relación con la enorme población asiática que su impacto es mínimo en el promedio continental, más próximo a la media de China.

Resumiendo, la inequidad global va desde regiones en las que el ingreso per cápita está en el orden de los 150-250 euros mensuales (África Subsahariana, India) a regiones donde es tan alto como 2.500-3.000 euros al mes (Europa Occidental, América del Norte, Japón), esto es, entre diez y veinte veces mayor. 

Thomas Piketty (2014) Capital in the 21st Century.

Comments

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …