Skip to main content

Momentos usurpados: El Principito también robó el corazón de los nazis


[Antoine de Saint-Exupéry] describía su fascinación por la aeronáutica a través de un lenguaje absorbente y un tono que también habría de tocar el corazón de la Alemania nazi. Su concepción de una tecnología que retorna a la naturaleza hasta formar un todo orgánico se alineaba con el pensamiento de un amplio sector de filósofos de la tecnología alemanes. Pero en lugar de aburrir a sus lectores con juegos mentales y reflexivos, él sabía entretenerlos con sus historias de aviones. Saint-Exupéry es tal vez el único autor bestseller del Tercer Reich que luchó activamente en contra de los alemanes (en sus últimos días, como piloto de los EE.UU.) pero cuyos libros tuvieron autorización para ser vendidos hasta el final de la guerra.

Tras la derrota de Francia, Saint-Exupéry viajó a Nueva York a través de Lisboa en diciembre de 1940. Al comienzo de la guerra, los autores indeseables de las ‘naciones enemigas’ habían sido retirados de las estanterías alemanas. Todos salvo él. De hecho, su nombre aparece, por ejemplo, en listas de libros sugeridos a los bibliotecarios como ‘muy recomendables’.

Saint-Exupéry tenía esperanzas de que al poco tiempo de que los franceses se enfrentaran contra “cinco o seis Messerschmitts”, olvidarían sus diferencias internas. Sin embargo, su encuentro con los Messerschmitts no salió bien para el autor de ‘El Principito’. Nunca regresó de su vuelo de reconocimiento de julio de 1944, sobre la costa del Mediterráneo francés. Sus restos aún eran buscados sesenta años después. Cuando su avión al fin fue recuperado, un antiguo piloto alemán admitió en distintas entrevistas haber derribado al famoso autor. Horst Rippert también hacía un vuelo de reconocimiento, desde Marsella en su Messerschitt 109, cuando divisó un avión enemigo y lo derribó sin titubear. Para entonces, Rippert ya había leído toda la obra de Saint-Exupéry: “Era uno de mis autores favoritos. Porque además escribía sobre aviones.”

Christian Adam (2010) Reading under Hitler: Authors, bestsellers and readers in the Thrird Reich.  

Comments

Lo más leído

The Elephant's Child (traducción)

Rudyard Kipling es tal vez uno de los más fantásticos escritores de la lengua inglesa. Es difícil amarlo, pero definitivamente imposible odiarlo. ¿Qué sentir por el hombre que nos dejó las más hermosas fábulas modernas juntos con algunas de las más incómodas odas al imperialismo británico? ¿Qué sentir por el poeta más lúdico y rítmico de la lengua inglesa, cuando estos dones son esparcidos sin remordimientos en himnos colonialistas como “The White Man’s Burden”? Yo prefiero quedarme con lo bueno, con el juego y con el ritmo, y con esa increíble colección de fábulas que es “Just So Stories” (que yo traduciría “Justamente así”) y que alguna vez me propuse traducir dado que no me gustaban las otras versiones en castellano. Por supuesto, esto también está incompleto, y sólo llevo tres cuentos con sus respectivos epígrafes y su poesía final. Aquí va mi preferido, con las ilustraciones del autor. Para el que puede, recomiendo leerlo en su idioma original (aquí):


EL BEBÉ DE ELEFANTE (de Rudya…

12 de octubre: Kolla en la ciudad

Es el primer 12 de octubre en que las escuelas ya no conmemoran el ‘Día de la raza’ sino el ‘Día del respeto a la diversidad cultural’. Un cambio significativo. El debate reavivado en 1994 en torno a los 500 años de la conquista española parece haber dado más que prontos frutos. En todos estos años, el nombre de Colón ha ido adquiriendo visos cada vez más opacos. Lejos está hoy aquel héroe visionario y valeroso que nos enseñaran de niños. No porque no lo haya sido. Pero está claro que el producto de su arrojo dista de haber sido una epopeya civilizatoria. Al poco tiempo después de 1994, los alumnos de primaria pasaron rápidamente de elaborar carabelas con cáscaras de nuez a realizar artesanías aborígenes en masilla. En poco tiempo, también, el aventurero genovés fue prácticamente extirpado de los actos escolares y reemplazado por bailes autóctonos y ritmos ancestrales. No se trata de cambios menores. En las escuelas secundarias, por su parte, desde hace más de diez años que se pasó de…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …