24/07/2015

El Mercado Universal (cómic)

Nunca me canso de alabar la destreza editorial del enorme Owen Watts (es fácil ser arqueólogo en la Gran Bretaña, ¿pero ser arqueólogo y dedicarse a los cómics?). Así y todo, mi primera participación en una de sus colecciones no fue del todo feliz, como ya comenté en alguna oportunidad. Después de esta primera mala experiencia decidí no comprometer más que ideas de medio pelo en su proyecto ‘The Psychedelic Journal of Time Travel’. La primera de ellas fue Karma Traveller, la segunda The Universal Market. Ya tenía este segundo corto en producción cuando recibí el primer número de este emprendimiento y noté lo equivocado que había estado en prejuzgar el nivel general de artistas y argumentos. Fue entonces que me animé a soltar una buena idea (creo yo), que acabó siendo The Film Theory. Ya he hablado de cada uno de estos proyectos en su momento. Quedaba hacerlo más en detalle con The Universal Market, que fue la que más se retrasó. A pesar de la indeseable espera, el guión acabó nada menos que en manos de David Broughton, reconocido aventurero del under inglés. Sabía que el resultado iba a superar lo que esta pequeña idea se merecía, y así fue. Este breve pero intenso viaje de compras transhistórico vio la luz en papel inglés en octubre del año pasado, y este mes acaba de hacer su aparición hispanoparlante en Revista Exégesis, con el título de ‘El Mercado Universal’.

Tres páginas de consumismo futurista e hiperglobalizado, imperios ancestrales y… ¡dinosaurios! ¿Acaso falta algo más? Los invito a leerla y a gozar con los bellos dibujos de David. Y hasta la próxima:


09/07/2015

Pensamientos usurpados: La posibilidad de lenguaje, en una sola palabra

«Toda la especie de los verbos se remite a uno solo, el que significa ser. Todos los otros se sirven secretamente de esta función única, pero la han recubierto de determinaciones que la ocultan: se le han agregado atributos y en vez de decir, "yo soy cantante", se dice, "yo canto"; se le han agregado indicaciones de tiempo y en vez de decir, "antes, yo soy cantante", se dice "yo cantaba"; por último algunas lenguas han integrado el sujeto mismo con el verbo y así los latinos no decían: ego vivit, sino vivo. Todo esto no es más que un depósito y una sedimentación en torno y por encima de una función verbal absolutamente pequeña, aunque esencial: "no existe más que el verbo ser... que ha permanecido en esta simplicidad" (Logique de Port Royal). Toda la esencia del lenguaje se recoge en esta palabra singular. Sin ella, todo hubiera permanecido silencioso y los hombres, como ciertos animales, habrían podido hacer uso de su voz, pero ninguno de esos gritos lanzados en la espesura hubiera eslabonado jamás la gran cadena del lenguaje.»

Michel Foucault (2008) Las Palabras y las Cosas. 

06/07/2015

El Pro y una Historia que no mira hacia atrás

Ayer durante su discurso de victoria tras las elecciones locales, el candidato Pro Rodríguez Larreta intercaló una muy interesante definición de la Historia:
Estamos construyendo historia todos juntos, pero nosotros entendemos la historia siempre mirando para adelante, siempre mirando al futuro.
Las palabras no engañan. La historia para el Pro, representado por ese ‘nosotros’ dentro del cual se posiciona Larreta, es una historia en la cual no vale detenerse a reflexionar sobre el pasado. El aún candidato no nos habla de una historia “que mira hacia el pasado para construir el futuro,” ni de una historia “que siempre se acuerda del futuro.” No hay en la definición de Larreta ningún elemento semántico, más allá de la propia palabra ‘historia’, que nos permita reconocer una valoración del pasado. Y aún esta palabra ‘historia’ es vaciada de su carga retroactiva por las frases que la enmarcan: “entendemos la historia siempre mirando para adelante”. Es decir, sin darnos la vuelta para mirar hacia atrás, sin tomarnos el tiempo para construir una percepción propia sobre el pasado, sin considerar valioso detenernos a pensar y debatir el ayer.

Por si quedara alguna duda, es menester entender las palabras de Larreta dentro del debate por la construcción del pasado que ha venido dando el kirchnerismo, ya sea abriendo las puertas a los juicios de militares y civiles asociados con la última dictadura, como apoyando los proyectos revisionistas de la historia nacional. En este sentido, el ‘nosotros’ de Larreta se instala como opuesto a un ‘otros’, a un ‘ellos’ encarnado por el oficialismo. “Mientras ellos insisten en mirar hacia atrás, nosotros entendemos la historia siempre mirando para adelante.” En este contexto, la historia que propone el Pro es una historia que no desea escarbar entre las junturas dejadas por el pasado lejano o reciente, que no desea indagar en busca de un discurso histórico que complete o corrija las inexactitudes de los discursos oficializados en el tiempo. Es decir, una historia estática, una historia que ya ha cerrado los compartimientos que la conectan con el presente.

Lo que el Pro propone es, nótese, hablar del futuro. El futuro tiene la enorme ventaja de ser vago e indescifrable, y por lo tanto, de habilitar cualquier tipo de discurso. Es posible decir cualquier cosa sobre el futuro, total, nadie puede evaluarlo con certeza. Y más aún si nuestra estrategia es ignorar el pasado, porque entonces, cuando llegue el futuro nos negaremos a mirar hacia atrás para confirmar si nuestros pronósticos o nuestras promesas se cumplieron o no. No hay diferencia entre aferrarse a un futuro sin contexto histórico y calzarse un par de anteojeras.

Dado que la historia no es más que la suma de todos los discursos que la atraviesan, es posible encontrar en la estrategia deshistoricista del Pro una voluntad de negación del pasado, de corte con el mismo. “Basta de hablar del pasado,” parecieran decirnos. La pregunta inevitable es por qué el Pro reniega de la mirada historicista que constantemente le opone el oficialismo. La respuesta es tan evidente que da pudor siquiera considerarla: el Pro nos propone olvidar el pasado porque el pasado lo condena. El pasado del Pro está necesariamente inscripto del lado de los proyectos antipopulistas que recorren la historia argentina desde Mitre a esta parte, incluyendo las experiencias neoliberales que terminaron en la crisis del 2001, y con las cuales muchos de los miembros del Pro continúan mostrando una irrenunciable afinidad. No es que la historia sea secundaria para Larreta, es que la historia es incómoda, pone en evidencia aquello que no es conveniente mostrar. Solo a través de esta estrategia deshistoricista es posible para Macri hacer de cuenta que nunca apoyó al proyecto menemista, o que no tildó de estúpido a quien no pudiera construir diez kilómetros de subtes anuales, o que no prometió reprivatizar YPF, Aerolíneas, el fútbol y las jubilaciones. Solo a través de esta estrategia es posible para Macri declarar, ayer mismo, tras las palabras deshistoricistas de su candidato, la siguiente genialidad:
[El gobierno quiere sembrar] el miedo de que queremos volver al pasado. Ellos son el pasado. Ellos han gobernado los últimos veinticinco años.
He aquí el potencial político y discursivo que surge de negar el pasado. Solo si se deja de mirar hacia atrás y de reflexionar acerca de la historia es posible ajustarla al relato propio. Solo así es posible para Macri despegarse tan livianamente del menemismo y asociarlo al kirchnerismo a través de la etiqueta peronista con la que él mismo suele coquetear cada tanto, confiado en que sus votantes no se tomarán el trabajo de recordarlo.

Entiéndase bien, nadie queda liberado de su propio pasado. El pasado corre a propios y a extraños. La diferencia está en asumirlo y enfrentarlo, o en negarlo y pretender erradicarlo de raíz, aferrándose a una ilusión de presente purificado y descontaminado de los sinsabores de la historia. Larreta, Macri y el Pro en su conjunto insisten con esta ilusión. Con suerte para ellos, algún día, ya no haya historia para juzgarlos.




Pensamientos usurpados: Si las máquinas piensan, han de hacerlo distinto a los humanos

“En el mejor de los casos, las representaciones estructurales pueden describir aspectos salientes y categorizables de nuestra experiencia, pero nunca toda la riqueza presente en la experiencia vivida. Las representaciones estructurales o los modelos teóricos sobre el sentido poseen validez siempre que seamos capaces de vincularlos con nuestra experiencia vivida. De aquí que nos opongamos a aquellos en el campo de la inteligencia artificial que sugieren, o podrían estar sugiriendo, que las computadoras pueden llegar a comprender del mismo modo que los humanos. Nosotros sugerimos que no pueden, dado que no tienen las experiencias de vida que vuelven posible la comprensión humana.” 
George Lakoff y Mark Johnson (1980) “The metaphorical structure of the human conceptual system.”

30/06/2015

Criaturas del mañana (Exégesis Nº 41)

A horas de la salida del cuadragésimo primer número de Exégesis, comparto el editorial escrito para la ocasión:





Criaturas de hoy, criaturas del mañana

Nos dicen que el cómic está obsoleto. Que las imágenes fijas sobre una página o una pantalla han sido derrotadas definitivamente por la ilusión del movimiento cinematográfico. Que la palabra atiborrada dentro del bocadillo nada puede contra la voz humana que reverbera en unos altoparlantes. Que las tibias onomatopeyas son un juego de niños frente al multipistas que nos sopla la nuca en una sala de cine. Nos dicen, incluso, que la narrativa en viñetas empalidece frente a la densidad conceptual de la novela en prosa. Que el cómic (que la historieta) nada tiene que hacer frente a las grandes artes narrativas de ayer y de hoy. El cómic, nos dicen, continúa siendo un juego de niños.

Es posible. Pero los niños crecen, y nadie puede asegurarnos que los prejuicios del presente no configuren las fortalezas del mañana. La historieta, mal parida desde su nombre infantilizante, todavía no acaba de encontrar su verdadero apellido. Menos aún acaba de dar con su forma adulta. Pero en eso está. ¿Que el cómic sigue siendo infantil? Quien sabe mirar le habrá visto ya el bello asomando bajo las axilas. Habrá notado sus piernas cada vez más robustas plantadas con firmeza sobre la tierra. Quien haya recorrido su figura actual entenderá que no tiene nada que envidiarle a los otros medios, y sí todo para destacarse. ¿Que no puede contra la imagen en movimiento? ¡Mentira! Cada viñeta es un mundo, un instante plural donde todos los tiempos confluyen, un espacio de contemplación a la vez que un espacio de acción, un disparo congelado donde todo es vértigo; cada viñeta es una película en sí misma. ¿Que no puede contra el diálogo? ¡Mentira! El bocadillo es un agujero de gusano, una singularidad cósmica donde la palabra se transforma en dibujo y el dibujo se vuelve palabra, donde las voces alcanzan la densidad justa, esa justa medida entre el lenguaje que habita nuestras mentes y las formas físicas que pueblan nuestras retinas; cada bocadillo es una bisagra entre dos mundos. ¿Que no puede contra el sonido? ¿Y por qué será entonces que el chasquido de unos dedos petrificados en la viñeta o el rebote de una pelota imposible sostenida en el aire resuenan instintivas nuestras mentes? Las viñetas escupen sonidos tan profundos e inevitables como nuestro pensamiento, sonidos que no es posible acallar ni llevando las manos a los oídos. ¿Acaso hay sonidos más potentes que estos? ¿Que el cómic no puede contra la narrativa en prosa? ¡Mentira! Si la palabra escrita dispara la imaginación, el trazo del lápiz dispara lo inimaginable. Si la narrativa en prosa llega hasta lo más hondo del alma humana, la narrativa visual toca el fondo y la superficie con un mismo dedo, con una misma línea. ¿Que no hay historia que no pueda narrarse con palabras? Pues bien, ¿acaso no hay historia que no pueda narrarse con palabras… e imágenes? ¿Que la narrativa gráfica jamás dará a luz a un Proust o a un Borges? ¡Paciencia, ya llegarán! Observen a su alrededor. Cada vez son más los autores que toman la palabra… y la imagen. Cada vez son más los creadores que se arriman al cómic como medio de expresión. Ya no van detrás de un oficio o un empleo, ya no van detrás de la gloria o la reputación. Hoy, por fin, no los empuja otra cosa que la voluntad de expresión, de juego, de comunicación, de experimentación. ¿No es de aquí de donde salrán los Proust y los Borges, los Kafkas y los Buadelaire? Tal vez ya estén naciendo. Tal vez estén aquí entre nosotros sin que los hayamos notado aún. Es cuestión de buscarlos, es cuestión de invitarlos. En eso estamos, y así seguiremos. Nosotros somos las criaturas de hoy, ellos serán las del mañana.  


07/06/2015

Pensamientos usurpados: Eagleton sobre marxismo

"El ‘Manifiesto Comunista’ ha sido descripto como “la obra de mayor influencia escrita en el siglo XIX.” Por contraposición a figuras políticas, científicas, militares o religiosas, pocos pensadores como su autor han logrado cambiar el curso de la historia de forma tan clara. No hay gobiernos cartesianos, ni guerrilleros platónicos o sindicatos hegelianos. Ni siquiera los críticos más implacables de Marx podrían negar que su trabajo cambió nuestra percepción de la historia humana." 
**** 
"Es posible saber si el sistema capitalista está en problemas cuando la gente empieza a hablar del capitalismo. Esto es señal de que el sistema ha dejado de ser tan natural como el aire que respiramos y de que es posible verlo como un fenómeno histórico relativamente reciente, que es lo que en verdad es. Y como todo lo que nace puede morir, esta es una de las razones por las cuales los sistemas sociales suelen presentarse a sí mismo como imperecederos. Del mismo modo en que un brote de dengue nos vuelve súbitamente conscientes de nuestro cuerpo, una forma de vida social puede percibirse como lo que es cuando comienza a resquebrajarse."
                                                                            **** 
"Oír que el marxismo ha llegado a su fin sería música para los oídos de todos los marxistas del planeta. Podrían guardar sus marchas y sus piquetes, retornar al seno de sus dolidas familias y disfrutar de una tarde hogareña en lugar de soportar otra tediosa reunión de comité. Los marxistas no quieren otra cosa que dejar de ser marxistas. En este sentido, ser marxista no se asemeja en nada a ser un budista o un multimillonario. Se parece más a ser médico. Los médicos son criaturas frustradas y perversas que no hacen otra cosa que curar a sus pacientes para que estos ya no vuelvan a necesitarlos."  
                                                                            **** 
"Irónicamente, lo que contribuyó a que el marxismo entrara en retirada a fines del siglo XX, también sirvió para revalidar sus propuestas. Justamente, si fue corrido hacia los márgenes fue porque el orden social al cual se oponía, lejos de volverse más benigno y moderado, se tornó más violento y enérgico que nunca. Esto hizo que la crítica marxista fuese más pertinente aún. Globalmente, el capital pasó a estar más concentrado y a comportarse de modo más predatorio que nunca, al tiempo que la clase obrera se ampliaba. Fue posible imaginar un futuro en el cual los megamillonarios se refugiaran en comunidades cerradas y armadas, mientras cientos de millones de habitantes de barriadas fétidas y precarias serían cercados por torres de vigilancia y alambres de púa. En este contexto, decir que el marxismo estaba acabado era como decir que los bomberos pasaron de moda porque los pirómanos se volvieron más creativos que nunca."     
                                                                         **** 
"La estrafalaria idea de que el socialismo podía prosperar en un solo país fue inventada por Stalin en los años 20, en parte como una respuesta cínica al hecho de que otras naciones no habían podido salir al auxilio de la Unión Soviética. Es una idea que no se sostiene en Marx. Está claro que las revoluciones socialistas empiezan por algún lado, pero no pueden completarse dentro de las fronteras de un solo país. Juzgar al socialismo por sus resultados en un país desesperadamente aislado sería como juzgar a la raza humana estudiando a los psicópatas de Kalamazoo." 
Terry Eagleton (2011) Why Marx was right.



27/05/2015

CHC - Episodio 2 (cómic)

El segundo episodio de CHC ha llegado al fin en formato colección a través de Exégesis Colecciones. Esta vez, los enérgicos claroscuros de Pedro han sido reemplazados por la hondura emocional de los trazos de Tomás Verbena, mi nuevo socio en esta aventura. En este caso, la escena se sitúa en plena ciudad de Homs, donde el ejército nacional tiene sitiado a las patrullas rebeldes. Estamos muy orgullosos de esta pequeña historia que pasa de la simpatía al drama sin solución de continuidad. Para más, el episodio viene acompañado por el interludio ‘¿Quién es Charlie?’ donde también presta su talento mi entrañable Franki.

En fin, que se trata de un trabajo que nos gustará que puedan leer y disfrutar. Mientras tanto, a no olvidarse que CHC continúa avanzando en Subcultura, esta vez por territorios súbitamente mitológicos. Esperamos verlos por ahí también.



03/04/2015

El fuego eterno (Exégesis Nº40)

Hemos vuelto a las editoriales escritas en Exégesis, y se me ocurrió que, a falta de algo mejor (jeje), podría irlas compartiendo por este medio. Empecemos entonces: Número 40!! de Revista Exégesis; he aquí la editorial, la tira que la acompaña, y una invitación a recorrer este número que no hace más que seguir sumando calidad e ímpetu comiquero...


Destellos de un fuego eterno (editorial)

El dibujante, el guionista, el autor, el narrador… Poco importa la etiqueta o la multiplicidad de manos por las que pasa una página (colorista, rotulador…), la historieta independiente es un fénix que renace de sus propias cenizas, que arde con un fuego que parece consumirlo todo; y cuando está prácticamente sentenciada, vuelve a romper el cascarón. Dos manos, cuatro, seis… En ocasiones es un producto autoral, otras un hecho colectivo, pero si algo la define y diferencia de la historieta comercial es que es puro fuego, sin tibiezas ni moderación, sin control creativo ni sensatez editorial. Arde, y en ese ardor se consumen las historias, las páginas, las vidas de quienes vomitan y consumen este hálito incendiario. ¡Cuántas veces creímos que habíamos llegado al final! ¡Cuántas que ya no nos quedaban fuerzas para continuar! Pero el cómic no se detiene. Exégesis tampoco. Renace eternamente envuelta en llamas. Y este número es puro fuego.

Las historias cortas apelan a nuestros más oscuros sentimientos, azuzados por las oscuras maquinaciones de Gastón Martino, Federico Alduante, Pablo Morcillo y Carlos Sánchez, con una mención especial para nuestro viejo conocido Serafín Gimeno, que se pone el traje de guionista por primera vez en compañía de Segismundo y Nicolás Vignolo. Santiago Girón, Lucien Raven y la recién llegada Memé Candia echan una pizca de poesía a las brazas, mientras los fuegos de artificios quedan en manos de nuestras explosivas series: José García y José Luis Gaitán regresan con un nuevo episodio de ‘Babetool’; Pedro Lobato comienza a desparramar sangre en la segunda entrega de ‘Salvaje’; y Daniel Rosales nos inquieta con una más de sus ‘Historias del Futuro’. Por si esto fuera poco, damos la bienvenida a Krugos y a Paula Edith Suárez, quienes se suman con ‘El coleccionista de nubes’, una nueva serie que promete altas dosis de fantasía andina y una cuota nada despreciable de enredos. Pero ningún número estaría completo sin el novedoso análisis de Neil Cohn, que continúa adentrándonos en su gramática de la narrativa visual, esta vez desnudando la maquinaria sintáctica detrás de toda estructura combinatoria. 

Como ven, el fuego sigue vivo, y así seguirá por siempre. De modo que si alguien les dice que esta historia ha llegado a su fin, desconfíen. Porque hay fuegos que nunca mueren, y el de Exégesis es uno de ellos.

28/03/2015

Pensamientos usurpados: Las palabras como cuerpo de la razón

"Lejos de ser un parásito de la ideología, la retórica sería de hecho la anatomía del mundo ideológico."

Ernesto Laclau (2005) La Razón Populista.

25/03/2015

Momentos usurpados: ¿Para qué escribir?

"Más de uno, como yo sin duda, escriben para perder el rostro. No me pregunten quién soy, ni me pidan que permanezca invariable: es una moral de estado civil la que rige nuestra documentación. Que nos deje en paz cuando se trata de escribir."

Michel Foucault (2008) La Arqueología del Saber.

15/03/2015

El viaje (cómic)

En algún momento creía que el concepto detrás de esta historia era muy bueno. Hoy ya no; pero este es uno de esos viejos guiones que, aún imperfectos, merecían ver la luz. Escribí el guión originalmente en inglés, para la revista Future Quake. Eran las primeras cosas que escribía en la lengua de Shakespeare y los editores la rechazaron, puntualizando a su vez algunas deficiencias narrativas. Entendí que tenían razón y subsané los inconvenientes iniciales. El guión aguardó en mi portátil sin que consiguiera encontrarle un dibujante apropiado. Hasta que Altais me propuso realizar un nuevo cómic en conjunto. Entonces llevó su tiempo, y las páginas avanzaron mucho más lento de lo que hubiese deseado (¡Altais es un hombre mucho más ocupado en la actualidad!), pero todo acabó por tomar la forma correcta al final. Y cuando recibí las tintas de las primeras páginas, supe que la historia estaba en las manos adecuadas. Los invito a acompañarnos en este viaje hecho de alucinación y unas buenas dosis de Penta-D…

 

24/02/2015

Momentos usurpados: Sobre la materialidad del alma

"Conviene considerar que el alma es un cuerpo sutil esparcido por todo el organismo, muy semejante a un aire con cierta mezcla de calor, unas veces más afín al aire, otras al calor; es la parte que por la sutileza de sus partículas se diferencia mucho de las otras, y por tanto tiene mayor afinidad con el resto del organismo. Todo esto lo ponen de manifiesto las facultades del alma, las afecciones, las mociones y los pensamientos, y todo aquello cuya privación nos produce la muerte." 
Diógenes Laertes (s/d) “Carta a Heródoto.” Vida de Epicuro. 


20/02/2015

El filósofo del PRO y el vaciamiento de la filosofía

¿Puede un filósofo ignorar la filosofía? Alejandro Rozitchner es un tipo multifacético, la clase de personas que en general suelen desarrollar apreciaciones complejas y no reduccionistas de la realidad: filósofo, guionista, músico, columnista, orador motivacional y asesor político. Cuando alguien es capaz de transitar semejante espectro de actividades, uno esperaría encontrarse con un hombre de pensamiento amplio y de cierta hondura intelectual. No parece ser el caso. Y no es que yo parta de cuestionar sus afiliaciones políticas (milita en el PRO) o su lectura de la realidad argentina; siempre es posible apreciar la diferencia de ideas cuando esta es el producto del pensamiento reflexivo, informado y contrastado. Ya dijimos: no parece ser el caso. Al menos, así quedó en evidencia en el último programa de Código Político, cuando luego de barajar varias falsas dicotomías de sencilla refutación (y que pasaremos por alto), arribó al siguiente pasaje:

“Me acuerdo de un momento en que un referente del gobierno kirchnerista dijo que el PRO estaba vaciando el discurso político. A mí me llamó la atención, y después me quedé pensando y vi que tenía razón, porque, por ejemplo, al PRO no le interesa hacer discurso político, lo que quiere es hacer mundo. Entonces, por supuesto que está vaciando el discurso político, porque no cree que las cosas sucedan al nivel del discurso.”

Lo que Rozitchner sugiere en este pasaje es que la realidad objetiva (el mundo) puede separarse del discurso (la interpretación del mundo). Uno se siente tentado de explicarle al filósofo que solo es posible seleccionar una entre varias formas de actuar sobre la realidad (de “hacer mundo”, como él dice), si antes se posee una descripción e interpretación de la realidad (un “discurso” sobre el mundo). En este contexto, "vaciar la política" significa que los políticos renuncien a interpretar la realidad en términos políticos y que entreguen la interpretación a otras voces, a otros intereses: el kirchnerismo suele referirse a los medios, a los empresarios y, principalmente, a los economistas. Entonces, el problema de que partidos como el PRO vacíen la política sería que trasladan la descripción de la realidad, y por lo tanto la acción sobre la misma, a aquellos que no piensan en distribución de poder y de derechos, o que poseen intereses sectoriales antes que nacionales.

Sí, uno se siente tentado de explicar lo evidente. Y sin embargo, la razón de este apunte no es explicativa. Lo que en realidad llamó mi atención es que un filósofo ignore que la separación entre realidad y discurso, aunque clara y evidente para el sentido común, ha sido largamente estudiada y desafiada por buena parte de la filosofía del último siglo. El problema, entiéndase, no es que Rozitchner no comulgue con esta visión (de muy difícil refutación, por cierto), sino que después de hacerse llamar ‘filósofo’, se anime a decir que llamó su atención que alguien entrelazara discurso y realidad en una valoración política, como si el kirchnerismo, en su ignorancia descomunal, estuviese proponiendo algo incompatible con la razón. Es cierto, con más de 2500 años a cuesta, la filosofía occidental es una materia descomunal, imposible de abarcar en su entera complejidad, aun para los pensadores más afilados. Pero una afirmación como la de Rozitchner parece indigna de un filósofo. Rozitchner actúa como si desconociera la filosofía crítica de los últimos cien años, o como si esta jamás hubiese existido. Estamos hablando de una línea, sinuosa por cierto, y cargada de tensiones y discontinuidades, donde uno podría ubicar a pequeños pensadores apellidados Nietzsche, Heidegger, Barthes, Lyotard, Foucault o Derrida.

Rozitchner olvida o pretende olvidarlos a todos ellos y a sus numerosos epígonos. El filósofo del PRO hace flaco favor a su partido cuando intenta rebatir a los pensadores kirchneristas ignorando el hondo sustrato teórico que los ampara. Una opción siempre más sana podría haber sido reconocer este sustrato pero mostrándose crítico del mismo. No digo que sea fácil:

“Me acuerdo de un momento en que un referente del gobierno kirchnerista dijo que el PRO estaba vaciando el discurso político. Evidentemente, el kirchnerismo sigue a buena parte de la filosofía del siglo XX al pensar que discurso, realidad y acción son inseparables. Yo creo que no, que es posible actuar sobre la realidad sin que medie ningún tipo de interpretación discursiva.”

Dicho así es ciertamente embarazoso, pero más digno.

Rozitchner prefiere ignorar lo que no debería ignorar e impostar sorpresa: “A mí me llamó la atención,” dice, “y después me quedé pensando…”

Su estrategia lo deja en un lugar nada cómodo. O Rozitchner evitó estudiar el capítulo dedicado al siglo XX para su licenciatura en filosofía, o decide intencionalmente ignorar aquella filosofía y hacer de cuenta que nunca existió. El problema es que si desconoce la filosofía del último siglo, debería evitar hacerse llamar filósofo. Y si realmente finge desconocimiento, entonces también se merece una reprimenda ética: nada más imaginen un filósofo que, ante la propuesta de una discusión en el terreno de la filosofía, prefiere responder con el sentido común porque esto es lo que llega con facilidad al corazón del televidente desinformado; un filósofo que rehúye la filosofía en beneficio de la persuasión.

Casi sin quererlo, acabamos por actualizar la tensión entre filosofía y sofismo, y Rozitchner opta solito por el segundo camino: ‘amor a la persuasión’ antes que ‘amor al saber’. Unos vacían la política, otros la filosofía. ¿Será así con todo lo que pase por sus manos?





13/02/2015

Interludio: ¿Quién es Charlie? (cómic)

Ya habíamos afilado los lápices y estábamos listos a dar salida al Episodio 3 de CHC cuando ocurrió el atentado en París. Era fácil anticipar el revuelo que generó. Convergieron en él (de modo algo bizarro incluso) las tensiones sociales francesas, la política internacional, los fundamentalismos religiosos, la libertad de expresión, y el humor. No era una mera ‘bomba en el metro’. La trama simbólica, social y política sobre la cual se configuró este atentado no admitía lecturas unívocas. Y sin embargo, no nos sorprende encontrar que estas lecturas fueron las que primero (y con más fuerza) se dejaron oír. Durante las horas posteriores al siete de enero, todos hemos estado intercambiando pareceres y puntos de vista con otras personas, dibujantes y no dibujantes, artistas y no artistas. En lo particular, me sorprendió el gran número de análisis simplistas y descontextualizados que se hicieron del ‘terrorismo’, de la ‘libertad de expresión’ y del Islam. Sentí que valía la pena echar un poco de contexto y complejidad más allá de los debates e intercambios en los que participé. La ficción permite decir mucho más de lo que uno mismo es capaz de decir. Los puntos de vista se fragmentan y se multiplican con mayor facilidad en la ficción; su potencial reflexivo es más difuso, pero también más abarcativo. De modo que echamos mano a CHC. Nuestro personaje no podía ser más adecuado para tratar este tema. Para mejor, acabábamos de dejarlo en Siria: contexto al rojo vivo. De aquí partiríamos. Consulté a Tomás, y coincidimos en las complejidades del tema. Consulté a Franki, y también se sumó con gusto.

No dibujamos un ensayo monográfico ni una tesis doctoral. Esto es un pequeñísimo cómic, y su contenido no es más que un breve diálogo entre dos personas, no más que es eso. Pero creemos haber lorado evitar los estereotipos, y echar unas pizcas de contexto, de historización, de complejidad, de reflexión y de homenaje al mejunje. Tanto cuanto puede caber de modo sensato y verosímil en tres páginas de historietas. De esto van estas páginas que conforman a su vez el breve interludio previo al tercer episodio de este webcómic. Esperamos que los disfruten.






10/02/2015

Pensamientos usurpados: ¿En qué se parecen algunos docentes y ciertas ratas de laboratorio?

"Como educadora, también tengo mi historia preferida de ratas de laboratorio. En un estudio de 1985, Miriam Diamond [de la Universidad de California, en Berkeley] puso ratas bebés y ratas maduras en una misma jaula con juegos. Quería averiguar si ambos grupos, las ratas jóvenes y las adultas, desarrollaban nuevas dendritas [conexiones neuronales]. La sorpresa llegó cuando las ratas adultas se negaron a dejar que las ratas jóvenes jugaran en los juegos. Las ratas maduras se apoderaron de la jaula y no permitieron que las ratas bebé jugaran. El resultado fue que solo las ratas maduras desarrollaron nuevas dendritas. 
¿Por qué me gusta esta historia? Cuando paso junto a un aula con nuevas tecnologías, como computadoras, me gusta observar lo que ocurre. A menudo veo a la maestra (la rata vieja) sentada en la computadora mostrándole a los estudiantes cómo hacer algo. Los alumnos se sientan y observan. ¿Quién está desarrollando dendritas aquí, la rata vieja o los pequeños?
Es posible concluir del estudio de Diamond que para los alumnos no es suficiente poseer un entorno enriquecido. Necesitan, además, colaborar en la creación de este entorno y actuar sobre él." 
Marelee Sprenger (1999) Learning & Memory: The brain in action.

24/01/2015

Momentos usurpados: La música como metáfora del universo

a) Sobre la teoría de cuerdas (1):

"De acuerdo con la teoría de cuerdas, si pudiésemos ampliar una partícula, lo que veríamos sería una cuerda vibrando. De hecho, de acuerdo con esta teoría, la materia no es otra cosa que la armonía creada por estas cuerdas oscilantes. Así como puede componerse un número infinito de armonías para el violín, existe también un número infinito de formas en que la materia puede conformarse a partir de una cuerda oscilante. Esto explica la riqueza de partículas en la naturaleza. Del mismo modo, podemos comparar las leyes de la física con las leyes armónicas que rigen a las cuerdas. El universo mismo, compuesto de incontables cuerdas pulsantes, sería comparable a una sinfonía."

Michio Kaku (1995) Hyperspace.

b) Sobre la teoría de cuerdas (2):

"La teoría de cuerdas proclama, por ejemplo, que las propiedades observables en las partículas son un reflejo de las distintas formas en que puede vibrar una cuerda. Igual que las cuerdas de un violín o un piano, que prefieren vibrar a ciertas frecuencias resonantes (formas que nuestros oídos perciben como notas musicales acompañadas por harmónicos), lo mismo ocurre con los bucles de la teoría de cuerdas. Pero veremos que en lugar de producir notas musicales, en la teoría de cuerdas, las  frecuencias resonantes de una cuerda toman la forma de una partícula cuya masa y carga vienen determinadas por el patrón oscilatorio de la misma. El electrón es una cuerda que vibra de un modo determinado, el quark up es una cuerda que vibra de otro modo, y así. Lejos de ser una colección de caóticos hechos experimentales, las propiedades de las partículas en la teoría de cuerdas son la manifestación de un mismo fenómeno físico: los patrones de resonancia de la vibración (la ‘música’, por decirlo de algún modo) de bucles de cuerdas fundamentales. Esta misma idea vale también para las fuerzas de la naturaleza. Veremos que las partículas de fuerza también se encuentran asociadas con determinados patrones oscilatorios de las cuerdas, de modo que todo, toda la materia y todas las fuerzas, se unifican bajo la forma de microscópicas oscilaciones de cuerda (las ‘notas’ que estas cuerdas pueden tocar)."

Brian Greene (1999) The Elegant Universe.

21/01/2015

El anillo del pescador (cómic)

Recién entrado el 2014, 'El anillo del pescador' fue nuestra segunda colaboración con Tomás Verbena, con quien luego forjaríamos una sólida cofradía a través de las tumultuosas páginas de CHC. Con Tomás se ha dado algo curioso: sus intereses y preocupaciones intelectuales coinciden casi punto por punto con las mías. Ya antes de definirnos por qué tipo de historias narrar, Tomás me había escrito:
“Soy un ateo militante, he visto que tú también...y si te gusta la ciencia también debes ser un gran escéptico... Tal y como está el mundo, la política ficción también puede ser jugosa...”
Hallar una pareja de baile interesada por igual en política internacional, filosofía, religión, ciencia y cómics no es algo que ocurra todos los días. Así que desde nuestro primer trabajo que venimos bailando la trabajosa danza del arte de las viñetas en clave crítica, pero con mucha acción. Y esta historia no debería ser distinto.

El disparador de este corto fue la visita del entonces nuevo Papa a Río de Janeiro. La historia, sin embargo, no busca hablar de tal o cual santo pontífice. Hicimos un esfuerzo por mostrar a estos personajes lo más honestos, bondadosos y preocupados que resultaba posible; no queríamos caer en los estereotipos de la hipocresía. El objetivo era apuntar a cuestiones que se encuentran más allá de las personas, contradicciones, si se quiere, estructurales; pero no adelantaremos nada más para no develar el tema de estas diez páginas. De modo que aquí les dejo links al cómic, y una viñeta de Tomás como anticipo. ¡Que lo disfruten!
 


11/01/2015

Deus ex machina (cómic)

‘Deus ex machina’ tiene su pequeña historia. Surgió como una idea paralela luego de un fallido proyecto de steampunk renacentista que habíamos iniciado con un dibujante francés, allá por el 2010. El guión de este corto aguardó un buen trecho en mi portátil hasta que comenzamos a intimar con el muy versátil dibujante Virus-G. El sujeto me aseguraba que siempre había querido explorar una colaboración con mi persona. Lo cierto es que desde que yo viera sus fantásticos lápices en el Necronomicón, un experimento que combinaba enorme calidad visual con imaginación aberrante, me dije: si este muchacho dibujara cómics, no dudaría un segundo en proponerle una historia. ¿Y qué resultó? Que el muchacho también dibuja cómics, y su talento es tal que puede saltar de los retratos fotográficos al manga más irreverente sin el menor esfuerzo. Cómo no alegrarme, entonces, cuando finalmente tuvo la bondad de aceptar mi propuesta y entreverar su enorme imaginación con esta pequeña historia, que tiene nada menos que a Leonardo Da Vinci como primer actor.

Además del link, les dejo aquí una hermosa ilustración de uno de los personajes, a todo color, y una de las viñetas de las historia, para que vayan relamiéndose:

     
  






28/12/2014

Western Horror OGN (antología)

Comienza a concluir el año y terminan de llegar las últimas novedades. En este caso, cabe imaginar que se trata de la última publicación en papel del 2014. Acaba de ver la luz ‘Outlander’ (‘Forastero’ en su versión española), un corto de diez páginas que pergeñamos con Pedro Lobato hacia comienzo de año para la antología Western Horror OGN, de la gente de GrayHaven Comics. Comparto el link para encargos (aquí), la impactante portada, y una de las siempre sórdidas viñetas de Pedro. Espero poder compartir la historia completa en castellano pronto. Hasta entonces…




26/12/2014

Pensamientos usurpados: ¿Podemos creer en el progreso y en la religión al mismo tiempo?

“Muchos de nosotros estamos demasiado cercanos a la idea de progreso como para tomar conciencia de que esta creencia pertenece apenas a una pequeña porción de la historia reciente, o de que representa, asimismo, una ruptura profunda con nuestros propios credos y tradiciones religiosas. Ni para el católico, ni para el protestante o el judío el mundo es un buen lugar en el cual pueda esperarse una felicidad duradera.”
Norbert Wiener (2001) The Human Use of Human Beings.
Creative Commons License
© Copyright 1993-2015 Blas A. Bigatti

Textos e imágenes publicadas como posts por Simud se encuentran (salvo aclaración contraria) protegidos bajo los términos de Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported. Para utilizar cualquier contenido fuera de los términos de esta licencia, por favor, contactarse con el autor.