Skip to main content

Posts

Un contrarrevolucionario llamado Trotsky

“Mientras las tropas insurgentes marchaban hacia la muerte, resistiendo el asalto furibundo de los cosacos de Denikin, los regimientos bolcheviques invadieron la región del norte, atacando a los majnovistas por la retaguardia. Al invadir los poblados, los bolcheviques apresaron a los militantes anarquistas y los ejecutaron; destruyeron las comunas libres y otras organizaciones similares. Trotsky, que había llegado a Ucrania por esta época, tuvo un papel fundamental en este ataque. Es posible imaginar cómo debió sentirse al descubrir una región perfectamente independiente; al oír el lenguaje libertario de los pobladores, que desconocían su poder; al leer los periódicos en los que esta gente hablaba de él sin respeto ni temor, solo como un funcionario más del Estado. Trotsky, que se encaminaba a barrer con el anarquismo de Rusia con “escoba de hierro”, solo pudo haber experimentado un odio ciego propio de los estatistas de su tipo. Su odio se expresa en toda una serie de órdenes dictada…
Recent posts

Cuando lo indígena era parte de nuestro proyecto de país: tres notas

«La logia que organizaron Alvear y San Martín en Buenos Aires tomó el nombre del caudillo araucano Lautaro, un sirviente de Valdivia, el conquistador de Chile, que aprendió de él las destrezas marciales de la caballería, se rebeló y le dio muerte, según la leyenda, haciéndole beber derretido el oro que tanto lo obsesionaba. Era una perfecta metáfora del desafío que asumían aquellos criollos, formados en el ejército español, al levantarse contra el opresor colonial (y si tomaron como emblema un “indio chileno”, según expresión de Vicente Fidel López, era porque para ellos no había diferencias entre indios y criollos, y menos entre argentinos y chilenos).

[…]

En mayo de 1813, cuando organizaba sus escuadrones de granaderos, San Martín recibió en Buenos Aires un contingente de 261 reclutas misioneros, conducidos por cuatro oficiales guaraníes… San Martín era “paisano” de los misioneros por haber nacido en Yapeyú, y además ––según documentos y testimonios que ahora conocemos mejor–– por se…

Violencia, una profecía que no es nuestra

Hace poco menos de un mes que compartí estas notas a través La Mancha. Acababan de ocurrir los desmanes provocados por infiltrados tras la marcha del 1º de septiembre, y las detenciones arbitrarias de treinta personas. Desde entonces, el gobierno y sus voceros mediáticos no han dejado de abonar a la teoría de una oposición cada vez más radical y violenta...   

Marcos Peña expresó su preocupación por que los argentinos “sigamos naturalizando a un grupo político que legitima la violencia, como es el kirchnerismo”. El kirchnerismo, se extrae de lo anterior, debería ser ‘desnaturalizado’, extirpado del cúmulo de realidades que la sociedad argentina acepta ‘con naturalidad’. No hace falta indicar la rotunda violencia que habita los conceptos del jefe de gabinete. Es la violencia de la negación del otro, de su anulación como una identidad válida; es la más oscuras de las violencias, una violencia que solo puede hallar su punto de equilibrio en la destrucción del otro.

Hoy no existe margen pa…

La desperonización de Cristina

A un mes de la derrota electoral de 2015, José Manuel De la Sota anunciaba el final del ciclo kirchnerista y llamaba a recuperar “el ideario del mejor Perón”. Proponía devolverle al peronismo “su perfil socialcristiano, de centro”. Esta misma posición tomó por estos días Miguel Ángel Pichetto: “El PJ debe volver a ser un partido de centro nacional”, propuso, luego de definir a Unidad Ciudadana como “una fuerza de centro izquierda”.

No son pocas las figuras del PJ que comienzan a leer la experiencia kirchnerista como una anomalía dentro de la tradición peronista. Coinciden curiosamente con la lectura que despliegan los analistas liberales, súbitamente preocupados por ordenar el discurso anticristinista al interior del peronismo. Hasta el momento, la estrategia consiste en presentar al kirchnerismo como un movimiento de izquierda que ha encontrado su cauce natural por fuera del PJ. Este intento de ‘desperonización’ de Cristina no tiene otro objetivo que aislarla políticamente y allanar …

Almanaque Wak! (antología)

El vértigo con el que escribo páginas de cómic no ha cesado, aunque los proyectos de largo aliento en los que estoy enmarañado hayan reducido el promedio de publicaciones por año. El hiato en que ingresó Revista Exégesis (mi patio de juego por excelencia) también ha tenido su cuota de responsabilidad. Pero este año tuve el honor de volver a colaborar con uno de los dibujantes que más admiro, y a quien en cierta forma había espantado luego de una primera colaboración allá por el año 2010. Franki me ofrecío guionar una breve historia para la antología española 'Almanaque Wak!', bajo la temática ‘Exhibicionismo 2.0’. Metí en una misma bolsa redes sociales y estereotipos mafiosos, y salió ‘La otra Face del crimen’, un corto de humor de cinco páginas al que Fran agregó sus incomparables personajes.

El ‘Almanaque Wak!’ acaba de salir a la venta. Una docena de trabajos que aún no he tenido la suerte de leer, pero con algunas firmas que aprecio. Ya puede encargarse, por un puñado de e…

Macrismo y kirchnerismo, relatos y utopías

Cambiemos ha logrado asentarse en el terreno de la esperanza [1], ese terreno enmarañado de subjetividad y marcos interpretativos sobre el cual operan con habilidad los medios concentrados. El mero contraste entre la bonanza K y el ajuste M desconoce aspectos retóricos donde el kirchnerismo fracasa y el macrismo todavía triunfa. Es el terreno de las narrativas. Parte de la respuesta a la consolidación electoral de Cambiemos debe buscarse en el diferencial positivo que el relato macrista logra frente al debilitado relato kirchnerista, su principal contendiente discursivo.

Lo ‘real’ para los seres humanos está entretejido de memorias pasadas y experiencias presentes, pero nuestras acciones se orientan siempre en torno a una percepción sobre el futuro. Una parte crucial de la disputa política no se da en la materialidad del presente, sino en el terreno más inestable de la utopía. El horizonte utópico del kirchnerismo fue un capitalismo solidario, ordenado a partir de la intervención regu…

Colón y la propiedad privada: del indio generoso al indio ladrón

«Colón va a declarar que los indios son la gente más generosa del mundo, con lo cual hace una contribución importante al mito del buen salvaje. "Son [...] sin codicia de lo ajeno" (26.12.1492). "Son tanto sin engaño y tan liberales de lo que tienen, que no lo creerá sino el que lo viese" ("Carta a Santángel", febrero-marzo de 1493). "Y no se diga que porque lo que daban valía poco, por eso lo daban liberalmente -dice el Almirante-, porque lo mismo hacían, y tan liberalmente, los que daban pedazos de oro como los que daban la calabaza de agua; y fácil cosa es de cognoscer -añade- cuando se da una cosa con muy deseoso corazón de dar" (Diario, 21.12.1492). En realidad, el asunto es menos fácil de lo que parece. Colón lo presiente cuando, en su carta a Santángel, recapitula su experiencia: "...ni he podido entender si tienen bienes propios, que me pareció ver que aquello que uno tenía todos hacían parte, en especial de las cosas comederas&quo…